Comienzan las pruebas clínicas de la píldora que además de barata combina 3 medicamentos para prevenir infartos

_45073412_pildora2.jpgLa llaman la «píldora milagrosa» porque podría reducir los riesgos de infartos y ataques cerebrales hasta en 80%.
Es la «polipíldora», un fármaco de bajo costo que combina varios medicamentos en una tableta y que puede combatir a las principales asesinas del mundo: las enfermedades cardiovasculares.
Ahora, investigadores del Wellcome Trust en Londres y la Fundación Británica del Corazón, comenzaron a reclutar a voluntarios en seis países para una prueba piloto de la polipíldora, según informa la revista New Scientist.
El medicamento combina aspirina para adelgazamiento de la sangre, estatina para disminuir el colesterol, y un inhibidor de la ECA (enzima convertidora de la angiotensina) y un diurético de tiazida para la hipertensión.
El fármaco, llamado Red Heart Pill, (Píldora Corazón Rojo), está siendo fabricado en India y costará US$1 por abastecimiento de un mes.
Hace varios años se presentó la polipíldora como una herramienta barata para reducir las muertes por infarto, ataques cerebrales, y otros trastornos cardiovasculares.
Sin embargo, las compañías farmacéuticas se vieron renuentes a embarcarse en el proyecto porque los baratos fármacos involucrados no ofrecían ningún incentivo financiero.
Ahora la Píldora Corazón Rojo será fabricada por la empresa farmacéutica Dr. Reddy’s, basada en Hyderabad, India.
El medicamento fue diseñado por los profesores Nicholas Wald y Malcolm Law del Instituto Wolfson de Medicina Preventiva en Londres.
Los estudios han demostrado que el medicamento puede reducir la presión arterial y los niveles de colesterol.
Y también puede reducir los niveles de homocisteína, una sustancia en la sangre que puede concentrarse y formar una peligrosa placa que conduce a bloqueos en las arterias.
Según los profesores Wald y Law, una simple dosis diaria de la polipíldora contiene los componentes necesarios para evitar 88% de infartos al miocardio y 80% de ataques cerebrales.
Los expertos esperan que la polipíldora pueda reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares tanto en países ricos como pobres.
Se espera que en países en desarrollo pueda ofrecerse a todas las personas de más de 55 años.
Las pruebas clínicas, están siendo coordinadas por el profesor Anthony Rodgers de la Universidad de Auckland y serán llevadas a cabo en Nueva Zelanda, Brasil, India y Reino Unido, entre otros países.
«Hemos pasado varios años tratando de persuadir a varias compañías a que se involucren en el proyecto. Pero no llegamos a ningún lado» dice el profesor Rodgers.
«Básicamente, los modelos de negocio de estas compañías se basa en pagar cientos de dólares al año por el más reciente fármaco de moda».
«Así que una píldora con medicinas establecidas que pueda disminuir a la mitad el riesgo cardiovascular y que esté disponible por US$12 al año puede ser vista como una amenaza», afirma el investigador.
Si los resultados son exitosos, los expertos afirman que la polipíldora tendrá un impacto muy importante en la salud global, particularmente en los países en desarrollo.
Según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares causan cada año 17 millones de muertes.
Y el 80% de éstas ocurren en los países en desarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.