Como es la evolución de la telefonía móvil, el paso del 1G al 5G

El uso de los teléfonos móviles en la actualidad es vital para la mayor parte de las personas, siendo un elemento indispensable que todos llevamos encima al salir de casa, como las llaves y la cartera.

La evolución de las redes de telefonía móvil ha sufrido un desarrollo exponencial, llevando a que el mundo se interconecte de manera única.

En este artículo trataremos  sobre el desarrollo de las redes de telefonía móvil, y, la evolución del 1G al 5G, siendo uno de los procesos más importantes para la comunicación móvil alrededor del mundo.

Los inicios del 1G

La telefonía móvil 1G, conocida como telefonía móvil de primera generación, se utilizó en los inicios del desarrollo de los teléfonos móviles, usándose únicamente para las llamadas. Uno de los primeros móviles que usaba esta tecnología fue el Motorola DynaTAC 8000X, siendo una tecnología analógica.

El desarrollo de la tecnología 1G se vio influenciada principalmente por el NMT, o, Nordic Mobile Telephone, que tenía en los países nórdicos, Rusia y Europa del Este a sus principales valedores. A pesar de ser una tecnología obsoleta, debe tenerse en consideración al ser el inicio de lo que poseemos hoy en día.

La evolución al 2G

Tras el desarrollo del 1G, a los pocos años llegó la segunda generación de telefonía móvil, pasando a usar una tecnología digital, y reduciendo de manera considerable el tamaño de los dispositivos. La tecnología móvil 2G no es un estándar específico, sirviendo para marcar el cambio de protocolo de la tecnología analógica a la digital.

El desarrollo de esta nueva telefonía 2G trajo consigo el uso de los mensajes de texto, popularmente conocidos como SMS, ampliando también la cantidad de envíos de datos, y mejorando la conectividad simultánea.

El 3G, el comienzo del futuro

El 3G, tecnología de tercera generación, es un punto de inflexión importantísimo en el desarrollo de la telefonía móvil tal y como la conocemos en la actualidad. La tercera generación de telefonía utiliza el UMTS, proporcionando al usuario la transmisión de datos y voz a través de internet. Esta telefonía trajo consigo el uso de internet de manera portátil, con el desarrollo de aplicaciones de mensajería instantánea como Whatsapp, el uso de programas como el correo electrónico, y, el crecimiento del número de videojuegos para móviles para teléfonos inteligentes Android o iOS.

En definitiva, el uso del 3G fue un punto de referencia vital para el devenir de la tecnología móvil, con un desarrollo de la conexión entre personas que alcanzó niveles superiores. No obstante, los comienzos de esta tecnología estuvieron vinculados a tarifas móviles con precios altos en determinados países, segregando el acceso a internet y a las redes móviles.

4G, aún más rápido

Tras el importante paso adelante que significó la llegada del 3G, el desarrollo de las nuevas tecnologías se centró en el aumento de la velocidad y la transmisión de datos. El 4G trae protocolo IP, dando como resultado un sistema y una red que permite converger las redes cableadas e inalámbricas.

Esta tecnología impulsa las redes a velocidades superiores a los 37,6 MB/s, con un radio de 8MHz. Asimismo, el rendimiento avanzado de las técnicas utilizadas permite una mayor cobertura, permitiendo el acceso en más rincones, y reduce los tiempos de carga de la carga-descarga de los contenidos.

El presente del 5G

Y, al fin, el 5G, la tecnología más actual de telefonía móvil del mercado, conocida como la quinta generación, presente en la mayor parte de teléfonos móviles del momento. La red 5G de telefonía amplía el ancho de banda, aumentando la velocidad de descarga hasta los 10 gigabits por segundo, suponiendo un crecimiento exponencial con respecto al 4G. Este sorprendente aumento hace que las redes 5G sean utilizadas por otros dispositivos como ordenadores de sobremesa, portátiles o tablets.

Una de las particularidades del 5G es que usa tres bandas diferentes de frecuencia, garantizando de este modo una cobertura mayor dentro del planeta. Dicho de otro modo, la banda baja del 5G posee un mayor rango, es decir, una mayor cobertura, a costa de ofrecer una velocidad menor. Por otro lado, la banda alta cuenta con una velocidad más amplia, no llegando a todos los rincones posibles. Por último, la banda media se sitúa en el medio, dando mayor cobertura que la banda ancha, y mayor velocidad que la banda baja.

Y ahora qué, el futuro del 6G

Pero, la pregunta que se hacen muchos ahora es: ¿que se viene? La tecnología 6G, conocida como la sexta generación inalámbrica, traerá un aumento considerable de la velocidad, ampliando el rango hasta alcanzar los 100Gb/s. Las empresas más importantes de telefonía en colaboración con los gobiernos de los principales países desarrolladores están en continua comunicación para crear de manera conjunta esta nueva generación.

En definitiva, lo que está por venir será más rápido, de mayor calidad y con un rango mayor de cobertura, dando a todo el mundo la posibilidad de contar con internet móvil en cualquier lugar.