Cómo reconocer a un colombiano en el exterior

images11.jpgPor: JULIÁN ARANGO
El colombiano es una especie de animal muy especial y existen muchas maneras de reconocerlo en el exterior. Para empezar miremos la forma como saludamos. Aquí algunos ejemplos:

Qué más: así uno no conozca a la otra persona o así la otra persona no le haya dado nada a uno, los colombianos ya le estamos pidiendo más, porque colombiano que se respete pide más que déme.

Qué hay (kiay): a donde llegue un colombiano siempre va a mirar qué hay para él, esto viene del «qué van a dar».

Qué hubo (kiubo): ¿qué pasó? ¿de qué me perdí? colombiano que se respete no se pierde ni la movida de un catre.

Qué ha habido (kiabido): la verdad, es un formalismo porque por lo general al colombiano poco le interesa lo que ha habido, al colombiano le interesa lo que hay hoy.

Tonces: el colombiano es retador por naturaleza, el conflicto se lleva en la sangre.

Tos qué: lo mismo que el anterior, un poco más altanero

Ajá y ¿qué: solo a los costeños se les ocurre saludar así, de ahí nació la respuesta: «qué de qué o qué».

Pero si quiere consejos para reconocer a un colombiano en el exterior, tenga en cuenta lo siguiente:

— Si usted ve a un tipo que camina con una seguridad absoluta, con cara de no comerle a nada ni a nadie y de repente se golpea la frente con la mano e inmediatamente se devuelve corriendo por donde venía, ese tipo fijo es un colombiano que se le quedaron las llaves o dejó prendido el gas.

— Si una persona lleva más de una hora en una esquina recostada contra la pared con un palillo entre los dientes, sin hacer nada, simplemente estando ahí, mirando a ver qué pasa y quién da papaya para caerle, fijo es colombiano.

— Si usted ve a un tipo que entra a un lugar donde hay un letrero que dice «prohibida la entrada a particulares», fijo es un colombiano (¿particular yo)

— Si a una persona le preguntan dónde queda un lugar y esta persona señala con la boca, fijo es un colombiano.

— Si en algún lugar del mundo usted llega a ver el nombre de un negocio que termine en «y algo más», fijo es colombiano.

— Si usted llega a ver a un tipo en un restaurante diciendo «me regala un jugo de mandarina, por favor?», fijo es colombiano.

— Si una persona, antes de devolverle a un niño un balón que se le fue, hace la veintiuna, fijo es colombiano.

— Si usted oye a una señora hablando solo con refranes como «es que a caballo regalado no se le mira el diente» o «ojos que no ven, corazón que no siente» o «el que peca y reza empata, mijita», fijo es una colombiana.

— Si usted oye a un tipo preguntándole al portero de un hotel en Las Vegas «oiga, si se puede saber… como por cuánto les llega a ustedes el recibo de la luz?», fijo es colombiano.

— Si en una tormenta de nieve usted por casualidad llega a oír en tono chistín «está calentando, ¿no?», fijo lo dijo un colombiano.

— Si usted oye a una persona al lado de la Torre Eiffel diciendo «la verdad yo no sé qué es lo que le ven» o «me la imaginaba más grande» o «nada del otro mundo» o «ese madrugón que me pegué para venir a ver unas latas atornilladas»… fijo es colombiano.

— Si usted ve a una persona que tiene una risita en la cara, como de haberle pegado una mamada de gallo a alguien, o de haber hecho un daño sin que lo hayan cogido, fijo es colombiano.

— Si usted ve a un tipo en un picnic (que es muy distinto a un paseo de olla) devorando quesos, jamones, frutas, nueces, vinos, etc.… como si fuera el último día de su vida, fijo es un colombiano.

— Si usted ve en el metro a una persona que en vez de llevar en un morral la ropa sucia para lavar, la lleva en bolsas (chuspas) de supermercado, fijo es colombiano.

— Si en invierno usted ve a una persona que se tapa la nariz y la boca con un pañuelo, fijo es un colombiano.

— Si en Disney, en una cola para entrar a una atracción de golpe a un tipo le da un ataque de epilepsia ¡ojo! Fijo es una actuación de un colombiano para que otros colombianos se colen o hagan las delicias del público.

— Si usted ve a una persona que está pagando el subway con centavos de dólar, fijo es un colombiano.

— Si usted ve a una persona que está tomando tinto sin quitar la taza de la boca, soplando, tomando, soplando, tomando, etc., fijo es colombiano.

— Si usted en Francia ve a un tipo que se está tomando una foto con un pan francés en una mano y unas papas a la francesa en la otra, fijo es un colombiano.

— Si en un city tour hay alguien que no solo sabe más sino que corrige al guía, fijo es colombiano.

— Si usted oye a una persona que cada tres palabras dice «es que no ha sido fácil, estar fuera de Colombia», fijo es colombiano.

— Si usted ve una persona que no la cree de estar estrenando jeans azules oscuros, tenis blancos, gafas, cachucha de los Bulls y camiseta de I love NY, fijo es colombiano.

Las anteriores son algunas formas para reconocer a un colombiano en el exterior, pero existe un método que es infalible para reconocer a un colombiano en otro país: usted se para en una plaza llena de gente en la ciudad del mundo que quiera y grita: ¡Gratis, gratis! Y el primero que se voltee a mirarlo, fijo es colombiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.