Cómo saber si tienes una enfermedad del hígado

Ciertos síntomas del cuerpo nos pueden indicar deficiencias del hígado y es importante detectarlas a tiempo para prevenir el desarrollo de enfermedades

El hígado es un órgano esencial de nuestro cuerpo, es el más grande y en él habitan una suma de funciones básicas imprescindibles para nuestra salud y el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Este órgano tiene básicamente tres funciones: depurar la sangre eliminando toxinas y células que ya no son útiles, ayudar a sintetizar los carbohidratos (glúcidos) y las grasas (lípidos), permitiéndonos además evitar hemorragias,  y almacenar vitamina A, D, K y E, básicas para obtener energía.

Ya que es una pieza vital de nuestra maquinaría, por decirlo de alguna forma, es bueno conocer cuáles son los síntomas que nos indican que puede estar ocurriendo algo anormal.

5 Indicadores de un problema en el hígado

  1. Náuseas

Es el primer síntoma y el más evidente de un problema en el hígado. Nos podemos sentir mal después de comer o incluso tener pesadez en la barriga, náuseas, mareo, así como la aparición de vómitos. Pero no debes alarmarte, en ocasiones pueden deberse a muchas otras cosas y no precisamente a un problema hepático. Pero si es un hecho repetitivo, no dudes en acudir a tu médico.

  1. Dolor en la parte superior del abdomen

El dolor del hígado se sitúa en la parte superior del abdomen, justo debajo de las costillas, pudiendo alcanzar también la espalda, y haber incluso hinchazón abdominal. Es posible que sientas ardor e incluso fiebre, pero ante cualquier síntoma acude a tu médico. Puede deberse a una inflamación o a un cólico biliar.

  1. Ictericia

La ictericia se presenta como una decoloración de la piel, un tono amarillento muy característico en nuestro rostro y cuerpo. Esto se debe a un exceso de bilirrubina (bilis) en el organismo y en la sangre, por un problema en nuestro hígado. Son uno de los síntomas iniciales, asociado sobre todo a una hepatitis contagiosa.

  1. Fatiga y debilidad

Cuando padecemos un problema en el hígado es común sentirnos cansados, agotados y sin mucho apetito. En ocasiones podemos asociarlos a otras cosas y no le damos importancia, ya que es habitual tener uno o más días de debilidad. Pero cuando son continuados y es habitual este estado de inapetencia y agotamiento, hemos de consultar al médico.

  1. Fiebre

En ocasiones, suele aparecer un dolor en el abdomen, nos sentimos hinchados, pesados y muy cansados. Ante estos estados debemos cuidar mucho nuestra temperatura, si tenemos fiebre es sinónimo de inflamación e infección. No lo descuides.

¿Cómo puedo cuidar mi hígado?

Unos hábitos correctos de vida y alimentación, que nos pueden ayudar a prevenir muchas enfermedades asociadas al hígado, es consumir frutas y verduras diariamente, en especial los que nos ayudan a limpiar el hígado, como por el ejemplo: las manzanas, las uvas, cerezas, espinacas, alcachofas, espárragos y rábanos.

Evita los alimentos fritos, congelados y grandes ingestas de proteínas y carbohidratos, también las bebidas con gas, azucaradas y el alcohol. Consume antioxidantes: naranjas, limones, arándanos, tomates y cuida el consumo de medicamentos, esto es muy importante ya que son grandes enemigos del hígado.