Con el jengibre te puedes olvidar de muchos dolores

images (1)El jengibre quita dolor de muelas, estómago, espalda y más, además actúa rápidamente y es barato 

Encontrarse un ingrediente que cuenta con varios atributos medicinales, que actúa rápidamente, sea barato y fácil de conseguir, durante todo el año, es una fortuna que nos regala el jengibre.

De sabor intenso, incluso picante si se abusa de su uso, pero delicioso, perfecto para perfumar los platillos, desde sopas, guisos, postre y hasta cocteles, el jengibre ha condimentado la comida desde hace más de 4,000 años.

«Los médicos antiguos de China, India, Roma y Grecia lo usaban cotidianamente y escribieron sobre su importante valor medicinal.

«Los investigadores han detectado más de 400 sustancias químicas en esta raíz, aunque sólo se conocen algunas bondades medicinales», afirma Sara Altshul, autora de varios libros sobre beneficios de los alimentos en la salud.

ADIÓS A LOS MALESTARES

La lista de enfermedades que puede curar o evitar el jengibre es larga, pero lo que más se le atribuye es que darse baños con esta raíz o colocar compresas calientes sobre el cuerpo ayuda a aliviar moretones y mitigar la fatiga.

«En la antigüedad, la gente lo masticaba o tomaba té para calmar el dolor de muelas o de garganta, además frena la tos, y en general elimina los dolores, ya sean de estómago, espalda o migraña.

«También es excelente para evitar las náuseas y vómitos, sus principales propiedades se deben a los compuestos 6 – gingerol, 6 – shogaol y galanolactona, que actúan sobre el tracto digestivo y eliminan esa sensación de mareo», indica.

Pero las ventajas de consumir jengibre no terminan aquí, un estudio realizado en Corea demostró que inhibía la capacidad de las células cancerígenas para regarse por el cuerpo.

Asimismo, investigaciones declararon que reduce los dolores e hinchazón en personas que tienen artritis.

Además, ayuda a controlar y bajar los niveles de colesterol malo.

TOMA EN CUENTA

El jengibre lo puedes comprar en el mercado, donde venden las verduras, o en el supermercado. De preferencia, compra aquellos que sean firmes y gruesos.

Lo puedes envolver en papel aluminio y guardarlo en la parte inferior del refrigerador, junto con las demás verduras.

Otra opción de adquirirlo es en polvo, pero el mejor en tallo, para aprovechar sus nutrientes.

Eso sí, no se recomienda suministrarlo a pequeños menores de dos años, mejor consulta al pediatra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.