Con esta máquina que puedes hacer en casa consigues entender la física detrás de las galletas Oreo

El equipo colocó galletas en un reómetro de laboratorio y diseñó un Oreómetro impreso en 3D para estudiar las influencias de la tasa de rotación, el sabor, la cantidad de crema y el medio ambiente en las Oreo – Crystal Owens

Las partes mecánicas del ‘Oreómetro’ son imprimibles en 3D y sus creadores esperan que enseñen a los consumidores acerca de la física de fluidos

La forma tradicional de comer una galleta Oreo es girar la tapa superior, dividiendo la galleta en dos partes, para acabar con ellas por separado; hay quien echa mano de la leche para reblandecerla o quien la ‘engulle’ directamente entera. Ahora, investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han ideado una nueva forma: una máquina que separa las dos mitades de forma mecánica. Su invento, que se acaba de publicar en la revista ‘ Physics of fluids‘, ha sido bautizado como el ‘Oreómetro’.

Antes de crear esta nueva máquina, los autores investigaron acerca del proceso mecánico detrás de cómo se separan las dos tapas de galleta y cómo se reparte la crema del interior. Gracias a la reología, una rama de la física que estudia, por ejemplo, la cremosidad, la jugosidad, la suavidad o la fragilidad de los alimentos, descubrieron que el ‘manjar blanco’ que une las dos tapas tiene una textura reológica blanda que tiende a adherirse a un lado de la galleta.

Para averiguarlo, utilizaron un reómetro, un equipo de laboratorio con una placa fija y un brazo giratorio que se mueve de forma vertical. Entre ambos fijaron las galletas y, una vez separadas en dos, cuantificaron la cantidad de crema en cada tapa mediante una inspección ocular.

Resultados científicos inesperados

«Creíamos que, si giras las galletas de forma perfecta, la crema se debería repartir perfectamente entre ambas tapas», afirma Crystal Owens, autora del estudio. «Sin embargo, lo que realmente sucede es que casi siempre queda pegada en una de las obleas».

Para entender este fenómeno, los investigadores tuvieron en cuenta variables como la cantidad de leche, de relleno, el sabor de las galletas y la velocidad de rotación en el proceso. Se percataron que las primeras variables no tenían mucho efecto en la mecánica de la separación, aunque sí la velocidad de rotación. «Si tratas de torcer las Oreo más rápido, en realidad necesitarás más esfuerzo y estrés para romperlas -indica Owens-. Este hecho quizás sea una lección para las personas que están estresadas y desesperadas por abrir sus galletas: será más fácil si lo haces un poco más despacio». Incluso probaron a sumergirlas en leche: las Oreo se degradaron rápidamente y se desmoronaron en unos 60 segundos.

Los autores creen que el comportamiento de la crema, que constantemente se adhiere a una de las tapas, puede deberse a la forma en la que se fabrican las galletas y cómo después se ‘asientan’ durante el empaquetado. De hecho, observaron que las galletas de una misma caja a menudo seguían las mismas tendencias, aunque variaban de un paquete a otro, posiblemente debido a las condiciones del almacenamiento.

El ‘Oreómetro’ para hacer en casa

El siguiente paso fue idear el ‘Oreómetro’, una máquina que puede ser impresa con una impresora 3D. Impulsado por gomas y monedas, el equipo espera que los educadores (y también los entusiastas de las máquinas Oreo) la utilicen para continuar estudiando las galletas y aprendiendo sobre reología.

[Puedes descargar aquí las instrucciones y el imprimible 3D]

En palabras de Max Fan, otro de los autores: «Una de las principales cosas que podemos hacer con el Oreómetro es desarrollar un plan de educación y autodescubrimiento en el hogar, en el que se enseñe a las personas sobre las propiedades básicas de los fluidos, como la tensión de corte y la tensión».

Haga click para observar el video  https://www.youtube.com/watch?v=V_gaJ4po_Nw&feature=emb_title