Con la cúrcuma, principal ingrediente del curry, se pueden detectar distintos explosivos

El principal producto químico del componente del curry, conocido como cúrcuma, podría ser la base para detectores de explosivos de bajo costo, según los investigadores.

Ya se sabía que la molécula de cúrcuma era utilizada en medicina por sus propiedades anticancerígenas y antioxidantes.

Ahora, la investigación presentada en la reunión de la Sociedad Americana de Psicología, sugiere que este ingrediente podría, además, sustituir complejas soluciones para detectar explosivos como el TNT.

Al tiempo que recoge moléculas de material explosivo en el aire, cambia sus propiedades de emisión de luz, por lo que permite ser medido.

Esta » espectroscopia fluorescente» ya se está utilizando en un amplio abanico de técnicas de detección y análisis.

Al iluminar algunos productos químicos, se consigue que éstos reenvíen luz de un color distinto, a veces durante períodos más largos – esto se utiliza, por ejemplo, en los materiales que brillan en la oscuridad.

La intensidad de esta luz remitida puede cambiar si otras moléculas se unen a las fluorescentes. Así es como las técnicas de detección usan este efecto.

Una idea brillante

Ahora, Abhishek Kumar, de la Universidad de Massachussets, en Lowell, y sus compañeros, han hallado una manera de aplicar las propiedades fluorescentes del ingrediente del curry a la detección de explosivos.

«Si tienes un gramo de TNT…y coges como muestra mil millones de moléculas de aire de cualquier rincón de esta habitación, encontrarás cuatro o cinco moléculas de TNT – ésta es la razón por la que es tan difícil de detectar,” explicó en la conferencia.

«El Departamento de Estado de EE.UU. estima que hay entre 60 y 70 millones de minas terrestres en todo el mundo; necesitamos un dispositivo de detección muy fácil de transportar y de desplegar en el terreno, que sea económico, muy preciso y fácil de manejar.»

El equipo de Kumar estaba investigando el uso de cúrcuma para aplicaciones biológicas, intentando hacerlo fácilmente soluble en agua, cuando toparon con la idea de hacer uso de sus propiedades ópticas.

«La gente se ha fijado en las aplicaciones biológicas para el tratamiento del cáncer y el Alzheimer, pero nadie ha probado hacer dispositivos ópticos a partir de este ingrediente,» dijo.

La primera prueba de los investigadores consistió en una reacción química para «equipar» a la cúrcuma con elementos que facilitaran su unión con las moléculas de explosivos.

Pero las útiles propiedades ópticas de la cúrcuma sólo funcionaban cuando ésta estaba disuelta en líquido; cuando volvía a quedar sólida tras evaporarse el disolvente, las moléculas se unían y la fluorescencia cesaba.

Entonces, decidieron añadir a la cúrcuma, un polímero (macromolécula) llamado polydimethylsiloxane, espeso y viscoso a temperatura ambiente, centrifugando la mezcla en placas de vidrio para conseguir capas extremadamente finas.

La idea era utiliza una fuente luminosa que no fuese cara – el equipo usa LEDs – y que se proyectara sobre las capas finas. Con la presencia de explosivos, la luz se desvanecería.

Utilizando una matriz de sensores, cada uno sensible a un color distinto de luz, se podría detectar una amplia gama de materiales diferentes y reducir el riesgo de falsas alarmas de un modo crucial.

En el laboratorio, las capas pueden detectar niveles de explosivos de hasta 80 partes por mil millones, pero Kumar aseguró que para las aplicaciones de alta sensibilidad, como la detección de minas, necesitaban aumentar la precisión, ajustando los grupos químicos mezclados con la cúrcuma.

El equipo, financiado parcialmente por el gobierno de los Estados Unidos, ya está negociando con una empresa para desarrollar las técnicas en un dispositivo de detección portátil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.