Conoce los riesgos de viajar sentado más de cuatro horas seguidas

images (7)Sensación de hinchazón en las piernas, hormigueo, molestias, mareos, dolor y, en los casos más graves, trombosis

Viajar sentado durante más de cuatro horas seguidas existe el riesgo, en personas más susceptibles, de que aparezca la Enfermedad Trombo Embolica Venosa (ETEV), según el proyecto WRIGHT, llevado a cabo por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los peligros mundiales de los viajes.

El denominado «síndrome de la clase turista» se refiere a los trastornos causados por la limitación de movimientos que se tiene durante los trayectos largos y presenta síntomas como la sensación de hinchazón en las piernas, hormigueo, molestias, mareos y dolor. Si estos se agravan pueden acarrear la llamada trombosis del viajero, que se produce por la aparición de trombosis en las venas de las piernas generalmente en sujetos que tienen una alteración de la coagulación o han sufrido trombosis previa, según los expertos.

Los especialistas en Cirugía Vascular han explicado las dificultades que tiene la sangre para volver al corazón cuando se permanece tanto tiempo en la misma posición. «Las arterias llevan la sangre con mucha presión y velocidad, pero la capacidad aspirativa del corazón es muy débil (la capacidad de succión para activar la vuelta de la sangre por las venas). En el caso de las piernas está dificultada por la gravedad, al estar sentado la sangre debe escalar hacia arriba hasta llegar al corazón», ha señalado.

Para conseguir este retorno venoso, los expertos detallan que «el organismo ha desarrollado un ingenioso sistema, ya que las venas profundas están metidas dentro de paquetes y fascias musculares (como ‘fundas’) y disponen de unas válvulas que impiden su paso hacia los pies para ordenar el flujo de sangre hacia el corazón». «Cada vez que nos movemos, contraemos los músculos que comprimen a las venas, y al estar ordenada la dirección del flujo por estas válvulas, la sangre progresa en la dirección adecuada, es decir, hacia el corazón».

Consejos para antes y después del viaje

Se han estudiado protocolos y consejos para evitar que aparezca la ETEV, como Ejercicios de flexo-extensión durante algunos minutos cada hora, moviendo brazos y piernas y levantando la punta de los pies; vestir ropa poco ajustada, de fibra natural, que permita la transpiración; beber abundantes líquidos (no café ni alcohol, ya que favorecen la deshidratación); dar un pequeño paseo por el avión, tren o hacer paradas a lo largo del viaje en coche para estirar las piernas; no colocar bultos o maletas bajo los asientos; no cruzar las piernas de forma prolongada; y realizar estiramientos y paseos tras la llegada del viaje.

En casos de alto riesgo (pacientes con alteraciones de coagulación, las llamadas trombofilias, afectados por cáncer, gestantes y aquellos que han sufrido alguna trombosis previa) y siempre por prescripción de su médico, podría estar indicada «alguna medida más intensa, como la utilización de medias cortas de compresión elástica, tomar un fármaco antiagregante o usar heparinas de bajo peso molecular».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.