Conoce por qué es importante la actividad física en la tercera edad

descargaSe ha observado que la inactividad física es el cuarto factor de riego en lo que respecta a la modalidad mundial. Según los registro de la OMS (Organización Mundial de la Salud) también es la causa principalmente de aproximadamente un 21%-25% de los cánceres de mama y de colon, el 27% de los casos de diabetes y aproximadamente el 30% de la carga de cardiopatía isquémica.

Los niveles adecuados de actividad física en el adulto generan los siguientes beneficios:

  1. Reduce el riego de hipertensión, cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular, diabetes, cáncer de mama y colon, depresión y caídas.
  2. Mejora la salud ósea y funcional.
  3. Es un determinante clave del gasto energético, y por lo tanto fundamental para el equilibrio calórico y el control del peso.

Es importante diferenciar que la “actividad física” no es lo mismo que “ejercicio”. El ejercicio es una variedad de la actividad física planificada, estructurada, repetitiva y realizada con un objetivo que esta relacionado a la mejora o el mantenimiento de una o más de los componentes de la aptitud física. La actividad física abarca el ejercicio, pero también otras actividades que entrañan movimientos corporales y se realizan como parte de los momentos de juego, del trabajo, de formas de transporte activas, tareas deménticas y actividades recreativas.

Es importante saber que el aumento de actividad física es una necesidad social, no solo individual. Para el adulto mayor en esta etapa es una actividad muy importante para mantenerse activo en todo lo funcional de su cuerpo. Le permite relacionarse con otros individuos y aumentar su actividad cerebral.

Para los adultos mayores (de 65 años para adelante), se sugiere que la actividad física sea una actividad recreativa o de ocio, desplazamiento (por ejemplo paseos caminando o en bicicleta), actividades ocupacionales (esto es cuando todavía mantiene su actividad laboral), tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados en el contexto de las actividades diarias, familiares y comunitarias.

Con el fin de mejorar todas las patologías mencionadas anteriormente, sugerimos:

  1. Los adultos de 65 años en adelante dediquen 150 minutos semanales a realizar actividades física moderadas aeróbicas, o bien algún tipo de actividades física vigorosa aeróbica durante minutos o también una actividad física moderada y vigorosa.
  2. Se recomienda que se practique las sesiones de 10 minutos, como mínimo.
  3. Este grupo etario se recomienda dedicar para beneficios de los mismos:
  • Dedique 300 minutos semanales a la actividad física moderada.
  • 150 minutos semanales de actividad física aeróbica vigorosa o con combinación equivalente a actividad moderada y vigorosa.
  1. Para aquellos adultos que tienen movilidad reducida se recomienda para mejorar su movilidad e impedir caídas, de 3 días a la semana como mínimo de actividad.
  2. Para aquellos adultos que no pueden realizar actividades físicas por su estado de salud no lo permite, recomendamos que dentro de sus posibilidades realice con los brazos, los pies ejercicio. Que se utilice la lectura como forma de recreación y espacio verdes. El mantener en actividad cerebral es muy importante para mantener su calidad de vida y prevenir complicaciones mayores en su estado de salud.
  3. Es importante que usted como paciente y/o familiar consulte con su médico previamente para estipular los ejercicios sugeridos y así poder trabajar en conjunto para planificar las actividades físicas semanales.