Conoce que es la astenia y cuales son sus síntomas

La astenia o fatiga crónica es la sensación de falta de energía o de vitalidad que se mantiene a lo largo del tiempo, sin una razón aparente y que se percibe incluso en reposo, aunque se incrementa con el ejercicio.

El cansancio intenso que no mejora con el descanso es el principal síntoma que produce una gran incapacidad para la vida laboral y social. Además, puede tener síntomas menores que varían entre unos enfermos y otros, entre ellos, puede dar unas décimas de fiebre, habitualmente, por las tardes.

En la mayoría de los casos se puede encontrar una causa que puede ser orgánica o psíquica porque la astenia puede ser un síntoma habitual que puede tener que ver con diferentes enfermedades. La astenia puede ser más o menos duradera y varía de intensidad. Esta sensación puede ser síntoma de depresión, sueño inadecuado o exceso de trabajo, pero también de enfermedades cardíacas, pulmonares, digestivas, anemia, hipotensión, de tipo infectivo como ha hepatitis o inflamatorias como la artritis reumatoide.

Sin embargo, también hay un porcentaje de pacientes en los que no se puede identificar la causa específica. De hecho, no existe una prueba diagnóstica, sino que el profesional médico hace la exploración necesaria según su criterio. Se considera síndrome de astenia crónica si ese cansancio dura más de seis meses y llega a producir una reducción de la capacidad para hacer las tareas habituales.

Esta enfermedad afecta mayoritariamente a personas anteriormente sanas de entre 20 y 50 años y es predominante entre las mujeres. Aunque no se conocen las causas, puede deberse a infecciones virales crónicas o por alteraciones leves del sistema inmune o disfunción de las células musculares pero estas teorías no han podido ser demostradas con certeza.

Astenia primaveral

Con la esperada llegada de la primavera después de las largas noches de invierno, el cuerpo necesita de una energía extra. La astenia primaveral causa cambios en el organismo a lo que se suma los cambios de comportamiento porque se sale más y se participa en más actividades. Además, el cambio horario, acentúa el cambio de las rutinas. En este caso, sus efectos no suelen extenderse más allá de dos semanas hasta que el cuerpo se adapta a los cambios de temperatura y de horarios.

En cualquiera de los casos, se puede mitigar en cierto modo la astenia con una vida lo más saludable posible cuidando la dieta y la hidratación.

Tratamiento

Para el tratamiento de la astenia sin causa orgánica reconocida, el tratamiento se basa en plantas medicinales o complejos vitamínicos con una dieta equilibrada, rica en nutrientes y antioxidantes, consumo adecuado de agua y el respeto de las horas de sueño. Además, hay que incluir ejercicio moderado.

En los casos en que exista otra causa y se diagnostique, el tratamiento será el de la enfermedad base de la que la astenia es un síntoma más. Igualmente, las recomendaciones sobre la vida saludable se mantienen.

Síntomas

Tal como hemos indicado, el síntoma principal es el cansancio físico, aunque también puede sufrir cansancio intelectual. Otros síntomas son:

– Dificultad de concentración

– Trastornos del sueño

– Alteraciones del apetito

– Problemas de memoria

– Sensación de apatía