Conoce todos los riesgos de convivir con la Helicobacter Pylori

Millones de personas en todo el mundo alberga una bacteria bastante peligrosa en el interior de su estómago y la mayoría lo desconoce

Esta bacteria supone ya un problema de salud en prácticamente todos los países del mundo. Y es que, aunque a diario convivimos con cantidad de bacterias en el interior de nuestro intestino, en nuestra boca o sobre nuestra piel sin que eso suponga mayor problema, con la Helicobacter Pylori las cosas son muy diferentes.

¿QUÉ ES?

La Helicobacter Pylori es una bacteria de forma espiral descubierta en la década de los 80, aunque hasta finales de los años 90 la comunidad médica no le dio la importancia que realmente tiene.

Su hábitat natural es el interior de nuestro estómago, donde se ancla y vive sin mayor problema a pesar de estar expuesta continuamente a los fuertes ácidos del estómago. Esto lo consigue porque produce ureasa, y eso le permite neutralizar ese entorno ácido.

¿POR QUÉ ES PELIGROSA?

Porque la Helicobacter Pylori nos va a producir una inflamación de la mucosa gástrica, que muy probablemente derivará en una gastritis y acabará produciéndonos una úlcera en las paredes del interior del estómago, una úlcera péptica.

Además, su presencia se asocia con un mayor riesgo de padecer cáncer estomacal. Esto no quiere decir que esta bacteria nos lo vaya a producir, pero sí hace que tengamos más papeletas para que aparezca.

¿QUÉ SÍNTOMAS PROVOCA?

No todos los pacientes que tienen la bacteria Helicobacter Pylori han notado síntomas, lo que dificulta enormemente su diagnóstico, pero cuando los tienen estos suelen ser muy claros.

Si usted tiene a menudo dolor de estómago, un dolor tipo punzante, o si habitualmente tiene sensación de estómago lleno, aunque apenas haya comido, es posible que lleve dentro a esta visitante indeseada. Otros síntomas pueden ser náuseas especialmente por la mañana y pérdida de apetito.

¿CÓMO LLEGA AL ESTÓMAGO?

Por vía oral. Si se ha contagiado puede haber sido por el contacto boca con boca con otra persona infectada, por el contacto con heces o vómitos contaminados, o también por haber ingerido alimentos o agua contaminada.

¿CÓMO ES LA PRUEBA PARA SABER SI TENGO LA BACTERIA?

En realidad, no hay una única prueba, tenemos hasta tres formas diferentes de saber si tiene a la Helicobacter Pylori viviendo en su estómago.

  • Gastroscopia. No es la prueba de elección, ya que requiere de una preparación previa y es más invasiva que el resto, pero es una forma bastante directa de saberlo. Durante la prueba se explorará toda la pared gástrica en busca de signos de inflamación o de úlceras, y se tomará una muestra de la mucosa. Tras analizarla podremos saber si estamos infectados.
  • Prueba del aliento. Es la forma más rápida y sencilla de saber si nos hemos infectado. Durante la prueba el paciente solamente tiene que ingerir una pastilla o un líquido que contiene moléculas de carbono marcadas. En caso de que tenga la bacteria en su estómago, al empezar la digestión de este líquido comenzará a liberarse carbono. Es ahí cuando le entregamos una bolsa con un pequeño tubo en un extremo a través del cual debe soplar varias veces, como para hinchar la bolsa. La enviaremos a analizar y en pocos minutos sabremos si el resultado es positivo.
  • Análisis de heces. El paciente debe recoger una muestra de sus heces y llevarla al laboratorio para que la sometan a un test de antígenos. No es un test rápido de Covid pero también busca proteínas asociadas con la infección, aunque en este caso en las heces.

TENGO LA HELICOBACTER PYLORI, ¿Y AHORA QUÉ?

Pues hay que tratar de acabar con ella. Como ya he explicado se trata de una bacteria especialmente resistente, así que el tratamiento será bastante fuerte: varios antibióticos tomados simultáneamente por vía oral durante unos 10 días. Toda una bomba antibiótica.

Pasadas unas semanas desde el fin del tratamiento, es recomendable repetir la prueba para saber si realmente hemos acabado con la Helicobacter Pylori o no.