Conozca la el origen de las bolas chinas y sus usos

La historia de este accesorio es tan antigua como el Japón feudal; las bolas chinas o «Ben Wa» se crearon para satisfacer las necesidades sexuales del emperador de aquella época.

 El fin de las bolas chinas era preparar a las concubinas antes de tener relaciones sexuales para no tener que esperar que la vagina lubricara. Pero en el Japón de aquella época no sólo las usaban las concubinas del emperador, sino también las Geishas, por eso también se denominan «bolas de geisha».

Su uso es muy fácil, se colocan como un tampón, de preferencia de forma erguida; una vez que se han introducido a la vagina hay que acostarse boca arriba para realizar una serie de ejercicios.

Las bolas chinas o bolas de geisha se limpian con agua y jabón y se dejan secar al aire para que no retengan ninguna pelusa de los trapos o toallas que se utilizan para secarlas.

Más allá de su utilidad en el ámbito sexual, actualmente estos instrumentos se emplean para fines médicos, así como para mejorar los procesos de lubricación y ejercicios musculares.

Bolas chinas y la medicina

Las bolas chinas cada vez son más utilizadas y reconocidas como método para el fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico, y por tanto, como método para prevenir los trastornos genitourinarios y corregir problemas como la incontinencia urinaria.

Los médicos han comprobado la eficacia de este tipo de métodos en la tonificación y algunos ginecólogos las recetan para la recuperación postparto. También son utilizadas para mejorar la lubricación y la sensibilidad vaginal en mujeres que padecen anorgasmia.

Más ejercicios

Las bolas chinas se utilizan también para realizar los conocidos ejercicios de Kegel y fortalecer los músculos vaginales.

Como pesan un poquito y su vagina nota un cuerpo extraño dentro, la tendencia de los músculos es contraerse para que no se caigan, de esta manera estarás fortaleciendo toda la zona y las contracciones intensificando el orgasmo.

Para el hombre el placer aumenta desde el punto de vista de la presión, ya que sus músculos vaginales se contraerán con más fuerza sobre su pene en el momento del coito.

Juguetes en la cama

La vida sexual es un factor clave del bienestar general, por esto es importante vivirla sin represiones y con la finalidad de divertirnos. Una de las maneras como podemos experimentar con nuestra pareja es el apoyo de diversos instrumentos que permiten vivir nuestras fantasías y experimentar nuevas sensaciones.

Sin embargo, solo entre 20-25% de la población utiliza juguetes sexuales, aunque curiosamente el sector de la población que más utiliza estos accesorios en sus relaciones son las personas entre 45 y 55 años.

De tal manera que las bolas chinas las podemos utilizar en solitario o acompañadas, en casa o fuera, podemos aprovechar las vibraciones que producen sobre la vagina, o se pueden utilizar como un juguete que puede llegar a acariciar el punto G.

Hay muchos tipos de bolas chinas: vaginales y anales, con estrías o lisas, con vibrador o sin él. Lo mejor es que en la tienda de juguetes eróticos que las compre le informen bien de cómo es cada una para ver cuál es la que más le gusta. Pruébelas  hasta que encuentre el modelo que más se adapte a su sexualidad.

Ya sea para uso médico, para ejercitarse o por placer, las bolas chinas son un instrumento que debemos considerar tener en casa, ya que nunca sabemos cuándo pueden ser útil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.