Conozca la parte salvaje de Orlando en EE.UU

Además de la magia de Disney, aquí también se viven excitantes experiencias a bordo de una lancha a gran velocidad o bien en un globo aerostático

Partiendo desde Kissimmee, una pequeña ciudad ideal para hospedarse cerca de Orlando, es posible conocer atractivos más allá de los tradicionales parques para niños de Orlando, pues este destino de Florida también ofrece experiencias para todos quienes tienen espíritu de aventura.

Una vez que se pone un pie en el aeropuerto de Orlando, la fantasía parece inundar inmediatamente el ambiente, pues se sabe de antemano que es ahí donde Mickey Mouse y las princesas de Disney tienen su hogar, pero esta vez esperan otras sorpresas llenas de colmillos, diversión en el aire y excursiones al puro estilo de CSI Miami.

Del aeropuerto de Orlando a Kissimme, en auto,  el trayecto es mínimo. Esta ciudad, llamada también “El corazón de Florida”, cuenta con una oferta de centros de hospedaje para todos los bolsillos, con la ventaja de tener a unos cuantos metros las puertas del reino de los sueños: Disney World.

Una opción en Kissimmee la ofrece la compañía Global Resorts Homes con la propiedad de Windor Hills Resorts que tiene casas residenciales para pasar un fin de semana con todos los servicios necesarios para disfrutar de una estancia placentera.

Luego de dejar las maletas, tomar un breve descanso o disfrutar de algunas de las opciones que ofrece este alojamiento, como su sala de cine, área de juegos, albercas privadas y canchas, fuera de Windor Hills la parte salvaje de Orlando espera por los viajeros en busca de nuevas experiencias.

El primer sitio a visitar es Gatorland, ubicado entre Orlando y Kissimmee, en el South Orange Blossom Trail, que ofrece una alternativa natural, diferente a lo que encontrará en los parques
de la ciudad.

Fundado por Owen Godwin en 1949, esta propiedad privada de más de 40 hectáreas es el refugio de más de mil 200 lagartos, además de aves, flamencos, garzas y otros animales, como cabras y víboras.

Tras pasar la fachada de este lugar, que simula la enorme boca de un cocodrilo, se admiran una reproducción natural de la zona de los caimanes, el lugar de cerca de 130 lagartos adultos (100 hembras y 30 machos).

Ahí  descansan a pierna suelta estos reptiles que, en estado de relajación, no causan el menor de los miedos.

Al interior de Gatorland, los guías brindan una breve explicación sobre los hábitos de los caimanes, incluso por diez dólares extra es posible alimentar a unos cocodrilos que se miran mansos, a tal grado que parece les pesan las extremidades para tomar con el hocico el trozo de carne que se les arroja.

También es posible sostener un pequeño lagarto para tomarse la foto del recuerdo y observar el espectáculo que representan las tres capas de piel que cubren sus ojos cada vez que un curioso pasa la mano sobre esa parte de sus cuerpos.

Imperdible resulta la visita para admirar a los caimanes blancos, así como para ver al
temible Big dog eater que estremece con el sonido que hace al cerrar su mandíbula cada vez que el guía intenta que abra el hocico.

El circuito de cinco tirolesas, con duración de dos horas, para sobrevolar los diversos estanques, atravesar delgados puentes colgantes sobre las alturas para vencer el miedo al vértigo, el mismo al que no muchos vencen, y la velocidad de cada línea, tampoco pueden faltar en la visita al parque.

Al final, un espectáculo donde los cuidadores abren con las manos el hocico de unos caimanes de buen tamaño, tomarse una foto sentados en el rugoso lomo de un réptil o bien, por dos dólares más, hacer su propio souvenir es parte de lo se puede hacer  en esta, la llamada “Capital del Mundo Cocodrilo”, que ofrece diversión y conocimiento.

Disney desde las alturas

Después de vivir una experiencia como expertos cazadores de cocodrilos, otra mañana de aventura espera en Orlando, esta vez para sobrevolar la zona de pantanos de Disney.

El punto de encuentro es a la entrada de Orlando Sun Resort. La cita: 5:00 de la mañana, cuando el Sol aún está en piyama.

Desde este punto, las camionetas y los guías de la compañía Orlando Balloon Rides, dedicada a realizar vuelos en globos aerostáticos, ya están preparados para recibir a los viajeros aún adormilados.

Bastan sólo diez minutos para llegar hasta un gran terreno despejado, donde ya aguardan otras compañías de globos aerostáticos.

En medio del frío de la mañana, los enormes globos aerostáticos de color gris y azul se posan en el suelo abarcando gran parte del terreno verde, previo al inflado con aire caliente de cada globo.

En este mismo espacio, otros globos de colores ya comienzan a tomar forma, tapando de vez en vez el brillo de los primeros rayos de Sol que tocan el cielo de Orlando.

Jason, el guía, siempre sonriente, amante de las alturas, quien no ha dejado de hacer esta actividad ningún día, fuera de la temporada de lluvias o nieve (situaciones en las que no se realizan los vuelos), muestra el proceso de inflado de los globos e invita a pasar al interior del mismo para percibir las dimensiones de aquel artefacto.

Cuando el globo está totalmente vertical, antes de que la canastilla comience a elevarse, es necesario saltar al interior de la
misma.  Así que hay que estar atentos todo el tiempo, cada quien a su globo.

Luego de varios minutos, la canastilla parece desprenderse del suelo tirada por la fuerza del aire caliente del globo ya inflado totalmente. Así que es momento de abordar. Desde tierra firme se miran otros globos que ya han adelantado el vuelo.

Conforme se eleva este artefacto, el paisaje va cambiando. Tras pasar las copas de los árboles más altos, la ciudad de Orlando y parte de Kissimme se observan a detalle, desde sus casas cada vez más diminutas según el globo logra ganar metros sobre el suelo, así
como las carreteras y coches, hasta parecer una maqueta.

A ras de la vista sólo unos cuantos globos obstaculizan el horizonte. Arriba y abajo los artefactos que llevaban la delantera y aquellos que apenas emprendieron el vuelo dibujan un cielo juguetón y colorido.

Sin esperar, la contemplación, de la mano del silencio, permiten disfrutar de la experiencia hasta que el ruido del aire caliente devuelve a los pasajeros a la realidad.

Las sombras de los globos sobre los árboles y el reflejo de los mismos en las aguas de los pantanos vírgenes de la región regalan el cuadro perfecto, la foto ideal.

Luego de una hora, hay que descender. Sólo es necesario aferrarse a la canastilla con firmeza para no caer, pues sin unos frenos refinados, la canastilla cae lenta, pero bruscamente hasta tocar tierra  firme de nuevo.

En total, la experiencia tiene una duración de entre tres y cuatro horas, desde el inflado hasta el desinflado del globo, en el que también hay que participar. Hay globos para cuatro, seis ocho y hasta 24 pasajeros, y el vuelo sólo está prohibido para mujeres embarazadas.

 A toda velocidad

Por último, un paseo por los humedales de Orlando, a bordo de airboats, cierran esta aventura al puro estilo de CSI Miami.

Boggy Creek Airboat Rides es la encargada de llevar a los visitantes a realizar un recorrido a 45 millas por hora sobre el lago
Tohopekaliga para apreciar la vida silvestre de Florida, en su hábitat natural.

Al ingresar al bote se otorgan unos artefactos para cubrir los oídos del ruido ensordecedor que hace el gran ventilador que la lancha tiene en la parte posterior.

Ya acomodados, la lancha avanza lentamente. Al frente, sólo una gran extensión de agua se deja ver, mientras una que otra hierba logra salir a flote.

Poco a poco la lancha comienza a tomar velocidad, según lo vayan pidiendo los pasajeros al conductor, quien trepado en un asiento más alto, en la parte trasera de la lancha, va maniobrando por el pantano en zig zag y línea recta, dando, de vez en cuando una vuelta brusca sobre el agua que le otorga otro grado de emoción a aquel paisaje silvestre.

Se trata de los famosos Everglades de la Florida central.  Más adelante, algunas vacas pastan a las orillas de esta región e incluso una que otra valiente se atreve a adentrarse en las aguas del lago, dejando ver sólo sus cabezas y una parte de su lomo blanquinegro.

En el cielo, aves de diversas especies sobrevuelan por encima de las cabezas de los pasajeros, como si se tratara de una carrera contra la lancha. Por supuesto siempre ganan ellas. A la espera, los aficionados viajeros observan el cielo para lograr captar con sus cámaras otra parvada en pleno vuelo.

En tanto, el guía, siempre atento al menor movimiento de los animales que ahí habitan, señala la dirección en la que, como un águila en plena cacería, acaba de acechar a su víctima. A lo lejos, se alcanza a observar a un cocodrilo que logra escabullirse rápidamente antes de que los ojos de todos los paseantes logren verlo completamente.

“Yo sólo vi su cola”, dice uno de los asistentes con un tono de desilusión.

Hay diversos recorridos para disfrutar de la vida silvestre y el paisaje de los pantanos de Florida que van desde 30 minutos, 45 minutos y una hora e incluso es posible hacer un paseo nocturno.

Así, más allá del mundo mágico que Walt Disney creó para los más pequeños, Orlando también tiene su parte salvaje para el disfrute de los más aventureros.

Guía útil

¿Cómo llegar?

Desde el Distrito Federal, Aeromexico ofrece vuelos directos a Orlando con costos a partir de 13 mil 600 pesos por persona en viaje redondo.

Hospedaje

Global Resort Homes

Windor Hills cerca de Orlando ofrece casas habitacionales que pueden ir desde los 250 y hasta los 500 dólares por noche, con todas las comodidades.

001 888 426 0472      .

www.globalresorthomes.com

Gaylord Palms Resort and Spa

6000 West Osceola Parkway,
34746 Kissimmee

001 407 586 2000      .

Es uno de los cinco hoteles más grandes de Florida. Cuenta con habitaciones con tarifas desde 159 y hasta 299 dólares por noche, según el tipo de habitación y la temporada.

www.gaylordhotels.com/gaylord-palms

Atracciones:

Gatorland

14501 South Orange Blossom Trail,
Orlando, FL 32837.

001 800 393 5297      .

Horario: está abierto todos los días de las 10:00 a las 17:00 horas.

Costo: ingreso para adultos por un día al parque es de 24.99 dólares y para niños la tarifa es de 16.99 dólares.

www.gatorland.com

Paseo en globo

Orlando Ballon Rides

PO Box 560572, Orlando, FL 32856

001 407 894 5040      .

Costo: 190 dólares por persona.

www.orlandoballoonrides.com

Paseo en airboats

Boggy Creek AirBoat RIDES

2001 E. Southport Road,

Kissimmee, Florida 34746.

001 407 344 9550      .

Horario: abre todos los días de 9:00 a 17:00 horas. Es necesario reservar para tomar los paseos nocturnos.

Costo: hay diferentes tours, desde media hora, 45 minutos, una hora, privados y nocturnos que pueden ir de los 20 a los 55 dólares por persona, dependiendo el paseo a elegir.

 www.bcairboats.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.