Estas son algunas de las maravillosas propiedades que tiene la miel de abejas y sus múltiples beneficios para la piel

Agrega la miel a tu rutina de belleza! Aún si te la aplicas sola y de forma natural, veras una mejora en tu rostro después de tan solo una semana.

Estos son algunos de sus múltiples beneficios:

Humectante

La miel ayuda a mantener tu piel hidratada durante el día e incluso se puede usar en el cabello (mezclada con un poco de aceite de oliva si te parece muy espesa) para reparar las puntas.

Unta una delgada capa de miel sobre la piel de tu rostro tres veces a la semana, sobre todo en invierno, y déjala actuar por 15 minutos antes de lavar tu cara con agua tibia.

Es antibacterial

Esta propiedad es particularmente importante para las adolescentes. El efecto antibacterial de la miel ayuda a eliminar las impurezas que causan acné. Tal vez pienses que la textura pegajosa es mala para la piel grasa, pero en realidad ayuda bastante a controlar este problema.

Puedes usar la miel en todo el rostro o sobre las zonas más problemáticas. Inténtalo y recuerda que cuando usamos tratamientos nuevos, muchas veces podemos notar un aumento en la cantidad de acné porque nuestra piel se está deshaciendo de las impurezas. ¡No te des por vencida a la primera! Prueba la mascarilla de miel por al menos una semana para que sepas si te funciona.

Esto les sirve sobre todo a las personas cuyo acné surge por causas hormonales.

Antioxidante

La miel está repleta de antioxidantes que ayudan a mantener tu piel firme y joven por más tiempo. Tiene sustancias que ayudan a eliminar los radicales libres, es por esto que la miel ha sido usada como antiséptico por diferentes culturas desde hace siglos.

Usa la miel como tonificador para tu rostro, aplicándola después de lavarte la cara y dejándola actuar por 20 minutos.

Complemento alimenticio

La miel tiene tantas vitaminas que también te ayuda a mejorar tu piel desde adentro. Endulza tu té de la mañana con una cucharadita de miel de abeja y estarás consumiendo hierro, calcio, magnesio, fósforo, potasio y zinc.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.