Crearon un lente de contacto que nos podría permitir ver, en nuestro campo visual, los correos electrónicos y nuestros niveles de glucosa. Todo sin mover un dedo

El lente de contacto fue creado por científicos de la Universidad de Washington y de la Universidad Aalto de Finlandia y consiste en una antena que recolecta energía enviada por una fuente externa y un circuito que almacena esa energía y la transfiere a un chip de zafiro transparente que contiene un diodo emisor de luz, (LED, por sus siglas en inglés).

En un artículo publicado en la revista especializada Journal of Micromechanics and Microengineering (Periódico de Micromécanica y Microingeniería) los investigadores detallaron información sobre los lentes de contacto computarizados que crearon.

Las piezas fueron probadas en ojos de conejos y demostraron ser seguras. «No se registraron efectos adversos», señaló en un comunicado el Instituto de Física (IOP, por sus siglas en inglés).

El dispositivo contiene un solo píxel, pero los investigadores lo consideran una «prueba del concepto» que busca producir lentes con múltiples píxeles que, en cantidades que superen los cientos, podrían ser usados para desplegar correos electrónicos breves y mensajes de texto.

Salud

El pequeño aparato puede intercalar información visual generada por una computadora en el mundo real y puede ser usado en unidades de juegos y en sistemas de navegación.

De acuerdo con el IOP, el lente podría conectarse a biosensores que se coloquen en el cuerpo del usuario para que le proporcione información sobre sus niveles de glucosa o de ácido láctico.

Un problema que los investigadores tuvieron que superar es el hecho de que el ojo humano, con una distancia focal mínima de varios centímetros, no puede definir objetos cuando tiene un lente de contacto.

Cualquier información proyectada en el lente probablemente aparecerá borrosa.

Para evitar eso, los investigadores incluyeron en el diseño un conjunto de lentes de Fresnel (lentes de apertura y corta distancia focal), que son mucho más delgados y planos que los lentes convencionales.

Además, fueron usados para enfocar la imagen proyectada en la retina.

Pruebas

«Tras probar el lente de contacto en un espacio al aire libre, se introdujo en el ojo de un conejo en el laboratorio, siguiendo las estrictas directrices sobre el uso de animales», señala el comunicado.

El objetivo, explica el IOP, era analizar los efectos de portar el lente en la cornea y en el cuerpo en general.

Tras la demostración de que el lente es seguro, los investigadores señalaron que son necesarias importantes mejoras en el dispositivo para producir imágenes funcionales, de alta resolución y que puedan ser alimentadas a control remoto.

Por ejemplo, el aparato podría recibir energía de forma inalámbrica al aire libre y a un metro de distancia.

Sin embargo, en el caso del conejo esa distancia se redujo a alrededor de dos centímetros.

«Necesitamos mejorar el diseño de la antena y de la red asociada. Así mismo, debemos optimizar la transmisión de frecuencia para alcanzar una mejora integral en el rango de transmisión de la energía inalámbrica», indicó el coautor del estudio, el professor Babak Praviz, según el IOP.

«Nuestro próximo objetivo es incluir textos predeterminados en el lente de contacto», indicó el experto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.