CUENTOS CORTOS DE CANIBALES

EL NIÑO CANIBAL

En el medio de la selva estaba un caníbal y su hijo.
En ese momento, por las altura pasó un jet.
El muchacho le pregunta al padre: – Papi, ¿eso de come? –
No hijo, se come lo que va adentro.


ENTRE CANÍBALES

Le pregunta un caníbal a otro: – ¿Quién era esa mujer tan fea y flaca con que andabas ayer? – Ah, esa es mi mujer. – ¿Tú mujer? – ¿No tenías una, mujer alta, de piernas y brazos gruesos, y de grandes caderas?
Es que me la estoy comiendo de a poquito.


HORA DE ALMORZAR

Estaba papá caníbal con su hijo, y el hijo dice:
¡Que rica la sopa de mamá!

EN AVIANCA

Un caníbal está en un avión y le dice la azafata:
– ¿Le traigo el menú? Y dice el caníbal :
– No, prefiero la lista de los pasajeros.


EN EL CINE

Llega un caníbal cubano con un niñito tomado de la mano a la entrada de un cine y le dice el en cargado de la puerta: -Sus boletos por favor. El canibal le entrega sólo un boleto. Señor, me ha dado sólo un boleto y ustedes son dos. – ¿Y qué, chico? – ¿Qué no puede uno entrar aquí con su comida?.

CANABALES VEGETARIANOS

Dos misioneros caen en poder de una tribu de caníbales, son metidos a la olla de presión para cocción rápida. De pronto el mayor de los misioneros, llorando de la felicidad, le dice al compañero: – Dios nos ha hecho el milagro, acabo de descubrir que estos salvajes son vegetarianos.
– Bendito sea el Señor, exclama el otro.
Solamente se les comieron las palmas de las manos, las plantas de los pies, la raíz del pelo, la flora intestinal y el tronco que se gastaban.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.