Datos sobre la nube que muchas personas no conocen

saben-uso-nube_7519878En los tiempos tecnológicos que se viven, muchas empresas tratan de aprovechar al máximo los recursos y facilidades que se encuentran disponibles, sobre todo si conllevan prácticas que no suponen un peligro informático para sus sistemas.

Dentro de estas facilidades está la posibilidad de almacenar datos e información en la “nube”, un método seguro, que proporciona ahorro económico y espacio físico dentro de una oficina.

Pero, ¿qué es la nube?

La nube es un sistema de almacenamiento a través de internet, con el cual las empresas pueden manejar la información que generen en un ambiente totalmente seguro y útil.

Almacenar datos en la nube es seguro, hay una diferencia entre los datos “públicos” y los datos “privados”, ya que en los primeros existe cierto nivel de vulnerabilidad, pero aun así siguen siendo seguros.

La disponibilidad de los archivos que se almacenen en la nube es una de las características más destacables, ya que no importa dónde nos encontremos, siempre y cuando haya conexión a internet, los datos estarán disponibles.

Es muy recomendable el uso de este tipo de herramienta, ya que representa una ventaja muy importante, para la operatividad de empresas, porque a menos de que haya un robo de información, la información no se perderá jamás.

En el año 2001, cuando ocurrió el atentado terrorista del 11 de septiembre, muchas empresas ubicadas en las Torres Gemelas quebraron, porque no utilizaban “la nube” como centro de almacenamiento de datos, sino que existían archivos físicos en papel y toda la información se perdió tras el derrumbe.

Actualmente esto no ocurriría si las empresas almacenaran su información en la nube.

De acuerdo con KIO Networks Internacional, “entre las razones por las que las empresas están mudando su información, está el contar con un Centro de Datos TIER III o TIER IV, un mayor nivel de disponibilidad para cubrir los sistemas críticos y mejorar los costos a largo plazo».

Mudando datos a toda escala

El proceso de traslado de información de la empresa al Centro de Datos es delicado y debe realizarse por expertos.

Por ejemplo, los sectores de banca y retail abren de domingo a domingo y no tienen una ventana de tiempo para interrumpir el servicio, por lo que se habilita un Centro de Datos Espejo a donde se transfieren los datos y posteriormente se hace la mudanza in situ, cuando la infraestructura del cliente ya está en el Centro de Datos.

Estas soluciones de colocación se acoplan a empresas de todo tamaño, tanto a grandes corporativos, como a pequeñas y medianas empresas.