Demasiadas horas con unos auriculares «in-ear» pueden producir infecciones en el oído.

Abusar de los auriculares intraurales puede tener consecuencias importantes para la salud de nuestros oídos. Te explicamos los problemas que pueden surgir, sus causas y la forma de evitarlos

Los auriculares “in-ear”, preferiblemente inalámbricos, son los más demandados por los usuarios como se puede comprobar en cualquier “ranking” de ventas. Se adaptan a la forma interna del oído, son cómodos, prácticos y cada vez con mayor autonomía. Pero su uso continuo, bien por gusto o por obligación laboral, puede conducir a una serie de problemas auditivos entre los que se cuenta la infección conocida como “oído del nadador” u otitis externa, según ha señalado el medio eMedicineHealth.

El “oído de nadador”

La razón por la que se produce es sencilla. La otitis externa es una infección del canal externo del oído que se produce cuando el revestimiento del canal auditivo o del oído externo acumula una humedad excesiva. Mantener durante muchas horas un dispositivo introducido en el canal auditivo favorece que la humedad quede atrapada en el mismo y termine dando lugar a infecciones, especialmente si se usan al hacer ejercicio o con calor.

¿Cómo evitar que ese exceso de humedad derive en una infección bacteriana? Es importante limpiar los auriculares tras cada uso, desinfectarlos, eliminar cualquier residuo y dejar que se ventilen.

Tapón de cerumen

Otro efecto perjudicial que tiene el abuso de auriculares “in-ear” es cómo influye en el proceso natural de la acumulación de cerumen en los oídos. El cuerpo necesita expulsar la cera adecuadamente y ésta debe poder secarse, pero un uso continuo de auriculares intraurales puede provocar que la cera se comprima y se cree un tapón causante de dolores, problemas de audición e infecciones. La solución pasa tanto por una correcta higiene de los oídos como de un uso más moderado de estos dispositivos.

Acné en los oídos

Por último, otro efecto indeseable de los auriculares “in-ear” es lo que se conoce como acné o espinillas en los oídos. En este caso, el aumento de la sudoración y la acumulación de humedad que propician contribuyen a la obstrucción de los poros y la irritación de la piel.

¿Qué alternativas hay?

Si uno debe permanecer varias horas al día con sus auriculares puede estudiar otras opciones. Los tradicionales auriculares de diadema que cubren por completo las orejas son mucho más agradecidos con la salud de los oídos, pero pueden resultar incomodos de usar durante largos periodos. Una alternativa a medio camino son los auriculares abiertos, que son del tipo “in-ear” pero con una abertura que permite la circulación del aire y ayuda a que no se concentre la humedad dentro del canal auditivo.