Descubre en qué consiste el láser para los cálculos en el riñón

Los hombres son más propensos a desarrollar las piedras en los riñones que las mujeres

Los cálculos renales son materiales sólidos que se forman en los riñones por sustancias presentes en la orina como minerales y sales.

Conoce los síntomas, cómo prevenirlos y los tratamientos disponibles hoy en día

Cualquier persona puede desarrollar piedras en el riñón. Algunos se pueden heredar, o incluso bebés prematuros los presentan. La litiasis renal, como también se conoce a esta afección técnicamente, puede tener lugar porque aparecen piezas sólidas de material en el riñón, fruto de sustancias en la orina. Estas pueden ser pequeñas como granos de arena o bien grandes dimensiones como perlas, y ocasionar un dolor terrible a quienes las padezcan.

Aunque no lo creamos, la mayor parte son eliminadas del cuerpo sin ayuda; si bien algunas veces nos dan la lata un poco más de la cuenta, llegando a obstruir por ejemplo las vías urinarias y dando lugar a los temidos cólicos, que en muchas ocasiones nos han hecho visitar los servicios de Urgencias hospitalarios.

Según datos de la Sociedad Española de Nefrología, la litiasis renal es una patología “sumamente frecuente”, y en torno al 5-12% de la población de los países industrializados padece algún episodio sintomático antes de los 70 años de edad, con una incidencia algo inferior en Asia (1-5%).

Pero ¿por qué se produce? “La litiasis renal es debida a un acúmulo de distintas sustancias minerales que están en una cantidad pequeña en la orina pero que cuando precipitan van formando pequeños cristales que al final se agrupan y forman una piedra”, explica la doctora Raquel González Resina, uróloga del Hospital Quirónsalud Clideba (Badajoz).

Recuerda que los cálculos de calcio son los más comunes, y tienen lugar especialmente entre los hombres entre 20 y 30 años de edad. Es más, según advierte, hay personas que están más predispuestas a sufrir estos episodios porque existe en ellos un componente genético, pero hay muchas otras que se los provocan debido a que beben poco líquido al día, o bien por que llevan una dieta alta en proteínas. “El tipo de vida, los hábitos también influyen”. Además, detalla que la proporción es mayor en los hombres que en las mujeres, entorno a un 60-40.

Síntomas de posibles piedras en el riñón

La doctora Raquel González Resina, uróloga del Hospital Quirónsalud Clideba (Badajoz), apunta a que, por regla general, los principales síntomas de piedras en el riñón podrían ser la sangre en la orina, sensación de ardor al orinar, vómitos, dolor extremo en la espalda que no desaparece, orina con mal olor o turbia.

“Hay diferentes formas de manifestarse los síntomas cuando hay piedras en el riñón. Se llama cólico nefrítico cuando el dolor es muy agudo, suele ocurrir si la piedra se ha movido o ha caído por el uréter. En este caso, el riñón se dilata y provoca un fuerte dolor que puede llegar a generar náuseas y vómitos. Y en este caso, habría que acudir a Urgencias si no responde a los tratamientos analgésicos orales habituales”, afirma.

Dice que hay pacientes que presentan cuadros de dolor más leves, como pinchazos o molestias, y que podrían resolverse con analgésicos y con otros medicamentos más específicos, siempre bajo prescripción médica.

Para comprobar que el paciente puede encontrarse frente a un episodio de cálculos renales, la especialista de Quirónsalud señala que en primer lugar se procede a la realización de un examen físico, así como un análisis de sangre para evaluar niveles de calcio, ácido úrico o electrolitos entre otros componentes; aparte de estudiar la orina del paciente y comprobar la existencia o no de cristales, así como de glóbulos rojos en la orina; entre otras pruebas.

Los tratamientos disponibles hoy en día

Así, subraya que los tratamientos previstos en estos casos tienen que ver con “un tratamiento expulsivo”, mientras que en otras ocasiones es preciso fragmentar la piedra con una técnica llamada ‘litotricia láser’, o cirugía laser, una ‘ureteroscopia’ que consiste en, según prosigue, “introducir por la vía urinaria un aparato, empezando por la vejiga y hasta llegar al uréter, hasta donde está la piedra, y fragmentándola.

En concreto, la uróloga del Hospital Quirónsalud Clideba indica que hay un láser específico para resolver los problemas relacionados con la litiasis renal, uno de nueva generación llamado HOLMIUM, cuya fibra es “muy precisa y resuelve la patología de forma rápida y con pocas horas de ingreso”, según celebra. Entre sus ventajas dice que un paciente que presenta un cólico puede ser intervenido en poco tiempo y sin apenas dolor y regresar a su casa incluso en el mismo día.

Relación entre piedras en el riñón e infección de orina

Asimismo, la especialista González Resina, explica también la relación que existe entre los cólicos al riñón y las infecciones de orina. Deja claro que las infecciones de orina están provocadas por bacterias y que la acumulación de esas bacterias en la orina provoca dichas infecciones. “Por tanto, es fundamental la prevención y para ello hay muchas pautas tanto dietéticas, como el consumo de arándanos o incluso existen vacunas específicas”, asegura la uróloga. Además, la uróloga del Hospital Quirónsalud Clideba ve esencial llevar a cabo en nuestro día a día ciertas pautas que prevengan estas infecciones, como el beber mucho líquido, “unos dos o tres litros de líquidos al día”, aparte por supuesto de llevar una dieta baja en sal, pero también baja en proteínas de origen animal.

La doctora González aclara en este contexto que ‘coger frio’ no es lo mismo que una infección de orina. “Para estar seguros de que no es así hay que consultar con un facultativo y realizar análisis que confirmen la infección, lejos de autodiagnosticarnos y de automedicarnos con antibióticos, como ocurre con frecuencia, sobre todo en mujeres”, enfatiza.