Descubren que Cáncer pancreático puede ser detectado a través del brillo de una luz

Una endoscopía de rutina puede detectar el cáncer de páncreas en el intestino delgado, que se encuentra cerca de esta unión, debido al «efecto de campo» del cáncer.

A través del simple brillo de una pequeña luz dentro del intestino delgado, cerca de la unión de ese órgano con el páncreas, médicos de la Clínica Mayo en el campus de Florida, han sido capaces de detectar cáncer pancreático en un 100% en un pequeño estudio. La luz, adjuntada a una sonda, mide cambios en células y vasos sanguíneos en el intestino delgado producidos por un cáncer en crecimiento en el adyacente páncreas.

Esta técnica mínimamente invasiva, llamada Polarization Gating Spectroscopy, ahora será probada en un estudio clínico internacional mucho más grande, liderado por los investigadores de la Clínica Mayo. El estudio preliminar sugiere que algún día podría ser posible usar una endoscopía menos invasiva para monitorear pacientes en una etapa de desarrollo temprano de cáncer pancreático.

Los descubrimientos están siendo presentados en un capítulo especial por el gastroenterólogo de la Clínica Mayo Dr. Michael Wallace, en la Semana Internacional de Enfermedad Digestiva 2012, el encuentro mundial más grande de médicos e investigadores que tratan y estudian desórdenes del tracto intestinal.

El páncreas es notoriamente difícil de ver y alcanzar debido a su localización profunda en el abdomen, rodeado de intestinos. La teoría de los investigadores del estudio es que puede haber cambios en el tejido cercano de apariencia normal del intestino delgado, el cual es mucho más accesible.

“Nadie había pensado que se podría detectar el cáncer pancreático en un área que es un poco remota del páncreas, pero este estudio sugiere que puede ser posible”, dice el Dr. Wallace, director de la División de Gastroenterología de la Clínica Mayo en Florida. “Aunque los resultados son todavía preliminares, el concepto del efecto de detección de campo de cánceres cercanos sustenta una gran promesa para la posible detección temprana del cáncer pancreático”.

El cáncer pancreático es uno de los tumores humanos más mortales. Sólo es curable es un 5% de los casos, e incluso cuando es quirúrgicamente removido, el 70% de los pacientes tiene una recurrencia que es fatal. Actualmente no existen maneras de detectar este cáncer en forma suficientemente temprana para curar a un número sustancial de pacientes, según el Dr. Wallace.

En este estudio, los médicos probaron una sonda de luz desarrollada por sus colaboradores de la Universidad de Northwestern, desde hace ya un tiempo. La luz, adjuntada a una pequeña sonda de fibra óptica conocida como un endoscopio, mide la cantidad de sangre oxigenada, así como también el tamaño de los vasos sanguíneos en el tejido cercano al ducto donde el páncreas se une al intestino delgado. Debido a que un tumor en crecimiento requiere un suministro más alto de sangre, el tejido normal vecino al cáncer revela evidencia de vasos sanguíneos agrandados y cambios en la cantidad de oxigeno dentro de la sangre.

Este tipo de “efectos de campo” del cáncer pueden ser medidos en otras áreas del tracto gastrointestinal, afirma Wallace. “Con esta tecnología, otros estudios han mostrado que pólipos cancerosos pueden ser detectados a más de 27.9 centímetros desde el pólipo mismo. Estudios preliminares están evaluando si los cánceres esofágicos pueden también ser detectados remotamente. La sonda actúa un poco, como un detector de metales que hace sonar un pito más rápido y fuerte a medida que se está más cerca del cáncer.

Los investigadores están midiendo dentro de 15.2 centímetros a 25.4 centímetros del páncreas en el intestino delgado inmediatamente cercano al páncreas.

El Dr. Wallace y su equipo probaron la sonda en 10 pacientes que más tarde fueron diagnosticados con cáncer pancreático y en nueve pacientes que no tenían cáncer pancreático. Encontraron que midiendo el diámetro de los vasos sanguíneos y la oxigenación de la sangre detectaron los 10 cánceres pancreáticos. Pero la sonda fue menos precisa (63% de exactitud) en determinar quiénes de los voluntarios sanos no tenían cáncer pancreático.

“Hay espacio para mejorar este instrumento, y nuestro equipo está trabajando en ello. Si los estudios confirman los resultados preliminares, podría hacerse al páncreas accesible a una endoscopía superior mucho más sencilla y esto sería un avance real en el tratamiento del cáncer pancreático”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.