Descubren que la Demencia en Diabéticos Difiere de la Demencia en No Diabéticos

Investigadores, manifestaron que la demencia en algunos diabéticos aparece causada frecuentemente por una enfermedad vascular en el cerebro, y la demencia que se desarrolla en personas sin diabetes es mayormente asociada con el depósito de placas en el cerebro, observadas en personas con enfermedad de Alzheimer.

Estos descubrimientos serán presentados en la Conferencia de la Asociación Internacional de Alzheimer en el marco de la Reunión de Enfermedad de Alzheimer 2010 que se llevará a cabo en Honolulu, Hawái. Este resultado se obtuvo de un estudio que incluyó a personas con ancestros mexicanos, pero pueden tener relevancia para otras poblaciones, dicen los investigadores. También se involucraron en el estudio  investigadores de la Universidad de California, San Francisco.

“Esto ayuda a comprender la diabetes y la demencia”, dice el neurólogo de la Clínica Mayo, Neill Graff-Radford, M.D., quien está presentando estos resultados. “Estos sugieren que la demencia vascular que se ve en la diabetes, que parece estar relacionada a pequeños accidentes vasculares o infartos, puede ser  potencialmente evitada si el desarrollo de la diabetes se previene”.

Los resultados concuerdan con un número de estudios de autopsia efectuados en pacientes con demencia y diabetes, en las que las anormalidades vasculares fueron relacionadas a la demencia pero la patología de placa y enredos del Alzheimer no.

Los descubrimientos también indican, que una prueba de sangre para predecir el desarrollo del Alzheimer, puede ser más certera que lo que sugieren algunos estudios de personas con demencia, porque esos estudios incluyeron a personas con diabetes, dice el Dr. Graff-Radford. “Ahora proponemos que futuros estudios de este test debe tener en cuenta el estatus de diabético”, explica.

El test está basado en descubrimientos efectuados por neurocientíficos. Este mide el promedio de dos tipos diferentes de proteínas beta amiloide en la sangre. La placa encontrada en los cerebros de los pacientes con Alzheimer en la autopsia comenzó cuando la forma tóxica de beta amiloide, conocida como Aß42, comienza a depositarse.

El Dr. Graff-Radford y sus colegas descubrieron anteriormente que si la proporción en la sangre de Aß42 a Aß40 era baja, Aß42 se estaba depositando en el cerebro y que la enfermedad de Alzheimer se estaba desarrollando. Cinco estudios independientes confirmaron esta hipótesis. Uno encontró que el riesgo de Alzheimer era hasta 10 veces mayor en personas con baja proporción de Aß42/Aß40. Tres estudios adicionales no encontraron esto, y el Dr. Graff-Radford sugiere que esos estudios pueden haber incluido a suficientes pacientes diabéticos como para sesgar los resultados.

Los descubrimientos también tienen sentido biológicamente, dice el Dr. Graff-Radford. Tanto la hormona de insulina como las proteínas beta amiloide son degradadas por la encima insulino-degradante (IDE). El especialista agrega que si la sangre contiene exceso de insulina, como es el caso de los diabéticos, entonces IDE degrada preferencialmente la insulina en vez de amiloide. “Esto significa que habrían niveles más altos tanto de Aß42/Aß40 en la sangre de los diabéticos”, dice.

Esta investigación proviene de un sub-estudio de una investigación en curso con fondos de los Institutos Nacionales de Salud, el Sacramento Area Latino Study on Aging (SALSA), el cual incluye a 1.789 personas, principalmente mexicanos-americanos. En este estudio, los investigadores analizaron las proporciones de Aß42/ Aß40 en 211 pacientes que desarrollaron demencia y 403 “controles”- participantes apareados en edad y género que permanecieron cognitivamente normal. Los investigadores encontraron que entre los no diabéticos, sólo la baja proporción de Aß42/ Aß40 fue asociada con demencia. En los diabéticos, la proporción de Aß42/Aß40 no fue decreciente.

Este estudio contó con el soporte de los Institutos Nacionales de Salud, la Fundación Americana de Asistencia, el Programa de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer Robert y  Clarice Smith y Abigail Van Buren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.