Descubren que no es bueno que las mujeres embarazadas tomen demasiado café

La cafeína podría estar relacionada con el bajo pero al nacer de los bebés y la que se ingiere procedente del café estaría vinculada con aumento de la duración del embarazo, según las conclusiones de un estudio realizado por un equipo de investigadores del Instituto Noruego de Salud Pública y publicado en la revista BioMed Central.

Que la nutrición durante el embarazo es importante es algo ya sabido; algunos suplementos, como ácido fólico son beneficiosos para el feto. Sin embargo, tal y como advierte este trabajo, hay que saber muy bien lo que se comen durante la gestación.

De acuerdo con este estudio, junto con los nutrientes y el oxígeno, la cafeína atraviesa la barrera placentaria, pero el embrión en desarrollo no expresa las enzimas requeridas para inactivarla de manera eficiente. Consciente de ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere un consumo máximo de 300 mg por día en el embarazo, incluso algunos países recomiendan un límite menor, 200 mg, inferior a una taza de café.

60.000 embarazos

Los investigadores han utilizado información, de casi 60.000 embarazos, relativa a la dieta de la madre y otra relacionada con el nacimiento recogida durante 10 años. Así, se controlaron todas las fuentes de cafeína: café, té, bebidas gaseosas, así como alimentos que contienen cacao, incluyendo pasteles y postres y chocolate.

Verena Sengpiel, del Hospital Universitario Sahlgrenska, (Suecia), quien dirigió el proyecto, explica que «el consumo de cafeína está estrechamente relacionado con el tabaquismo, que se sabe que aumenta el riesgo de parto prematuro y el tamaño pequeño del bebé para la edad gestacional en el momento del nacimiento. En este estudio no se encontró asociación entre la cafeína ya sea total o la del café y el parto prematuro, pero sí una asociación entre la cafeína y el bajo peso al nacer».

La experta subraya que la investigación detectó que la asociación de la cafeína con el peso bajo del bebé al nacer se mantuvo incluso cuando se estudió sólo a madres no fumadoras, lo que, según los científicos, «implica que la cafeína en sí también está teniendo un efecto sobre el peso al nacer».

De hecho, detectaron que la cafeína de todas las fuentes reducía el peso al nacer, por ejemplo, para un niño de peso medio esperado (3,6 kg), el equivalente a 21-28 g de pérdida de peso por 100 mg de cafeína por día. Además, la cafeína ingerida por todas las fuentes aumentó la longitud del embarazo una media de 5 horas por 100 mg de cafeína por día, pero la ingesta de cafeína del café se asoció con una longitud incluso de más tiempo de la gestación, hasta 8 horas extra por cada 100 mg de cafeína diarios.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.