Después de diez años en su desarrollo, Merck suspende las pruebas de una prometedora vacuna contra el (VIH)

_44134765_vihvirus.jpg¿Por qué ha sido tan difícil la obtención de una vacuna contra el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) que causa el SIDA?
Hace 25 años fue aislado por primera vez el VIH y desde entonces la búsqueda de una inmunización efectiva se ha convertido en el «santo grial» de la medicina.
Ahora la lucha para combatir el virus que afecta a más de 40 millones de personas en el mundo, sufrió otro revés.
La compañía farmacéutica Merck decidió suspender las pruebas clínicas de una vacuna que era considerada como una de las más prometedoras en la lucha contra el SIDA.
Ciertamente, los medicamentos antirretrovirales que existen hoy en día han logrado contener de alguna forma la epidemia.
Sin embargo, los expertos consideran que la única manera de revertir la pandemia es evitar la propagación de la enfermedad con una vacuna.
«La suspensión de esta vacuna es muy decepcionante» dijo el doctor Carlos Pérez, jefe del Programa de Enfermedades Infecciosas de la Universidad Católica de Chile.
«Porque se desarrolló con toda una estrategia detrás tratando de imitar lo que ocurre en una infección natural por el virus», agrega el experto.
Después de trabajar diez años en su desarrollo, Merck decidió suspender las pruebas porque según la compañía la vacuna era «ineficaz».
En los ensayos clínicos, la vacuna no logró evitar la infección del VIH entre voluntarios en riesgo de contraerlo, incluidos homosexuales y trabajadoras sexuales.
Las pruebas internacionales del medicamento comenzaron en 2004 e involucraron a 3.000 voluntarios VIH negativos de entre 18 y 45 años y de diversa procedencia.
Según la compañía, 24 de los 741 voluntarios que recibieron la vacuna se contagiaron con el VIH.
En un grupo de 762 voluntarios que recibieron una versión falsa del medicamento, 21 se contagiaron con el virus.
Fue por eso que un panel de control independiente recomendó descontinuar la vacunación de los voluntarios, argumentando que las pruebas estaban «destinadas a fracasar».
La vacuna contenía un virus de gripe común al que se introdujeron copias de tres genes del VIH.
El objetivo era que la exposición a los genes provocara una respuesta inmune en el organismo para que las células que contenían el virus VIH fueran reconocidas y destruidas.
Tal como señalan los expertos, el fracaso de los ensayos clínicos podría deberse a varios factores.
Por ejemplo, podría deberse a una arbitrariedad estadística, o quizás la vacuna no era la suficientemente potente, o el tipo de gente en la que fue probada no era la adecuada.
«Hay que entender que tenemos diferentes variedades de este virus, por ejemplo el VIH-1 y el VIH-2, que tienen bastantes diferencias entre sí» señala el doctor Carlos Pérez.
«Dentro del VIH-1, que es el más predominante en el mundo, existen diversos grupos y dentro de los grupos diferentes subtipos, y en éstos diferentes combinaciones y recombinaciones».
«Así que esto debe tenerse presente para el desarrollo de la vacuna y hay que adecuar el tipo de virus que se va a utilizar según el área geográfica donde se va a probar», afirma el especialista.
Lo cierto es que después de tantos años de investigaciones ha sido difícil encontrar una cura porque el virus VIH es extremadamente variable tanto en pacientes individuales como en el medio ambiente.
«Es un virus que muta fácilmente, y para poder detener la infección es necesario tener varios componentes del sistema inmune que todavía no se han podido despertar en forma adecuada», señala el experto.
«Ahora será muy interesante analizar los detalles de lo que pasó con los sujetos en los ensayos, qué tipo de respuesta inmunológica tuvieron, etc. para poder seguir planificando y trabajando».
«Pero creo que todavía van a faltar varios años antes de que tengamos una buena vacuna contra el VIH».
«Y a la larga ésta será la única posibilidad de lograr un control razonable de esta enfermedad», concluye Carlos Pérez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.