Dime como cierras el puño y te diré como eres

imagen-sin-titulo (1)

La posición donde ponga el pulgar es determinante para conocer si pertenece al grupo de los creativos o si, por el contrario, solo sigue las leyes de la lógica.

La personalidad es algo tan singular y es muy difícil identificar un patrón común para todos los individuos.

Sin embargo, sí existen determinados rasgos que podrían indicar que determinado sujeto es más proclive a comportarse de una u otra forma. Así parece demostrarlo un nuevo test publicado donde se determina -sin base científica- cuáles son las preferencias o actitudes predominantes de las personas en función de cómo cierran el puño. Haga usted mismo la prueba antes de seguir leyendo los resultados.

Opción A

Según la citada página web, los usuarios que cierren el puño de la misma manera que se muestra en la opción A tienden a ser sensibles, entusiastas, inseguros y serviciales. También son aficionados a vivir aventuras, pero les gusta sentirse protegidos a la vez que disfrutan saciando su curiosidad innata y desarrollando su gran imaginación. “Eres divertido y no te tomas demasiado en serio a ti mismo”, puede leerse en los resultados de Mentalfeed.com. Además, se añade que este tipo de personas desean formar parte del grupo y sentirse aceptadas por los demás, cosa que a veces les puede perjudicar al ser objeto de abusos. En cuanto al amor, les cuesta expresar sus sentimientos.

Opción B

Los que se hayan decantado por la opción B son personas con talento “desbordante”, creativas y con un “carisma especial” que provoca un alto grado de popularidad en el grupo. Además, son inteligentes, generosas y con fuerte autoestima -aunque a veces necesiten el refrendo de sus iguales para sentirse a gusto con ellas mismas-. Temerosos de que la gente les pueda hacer daño, en ocasiones estos usuarios se cierran en banda para evitar que lesionen su sensibilidad: cuando tienen pareja no le demuestran cuánto la quieren por temor a posibles sufrimientos. Su tendencia a la melancolía suele llevarles a “vivir en el pasado pensando en los errores cometidos”.

Opción C

Por el contrario, los que hayan identificado su manera de cerrar el puño con la opción C son capaces de sacrificarse para evitar que su pareja sufra. Además, son muy emocionales, creativos, prácticos y sensibles, y tienen una gran capacidad comunicativa. No podrían vivir sin el arte y la belleza, aunque como contrapunto destaca su tendencia a la manipulación y a ser volubles. Suelen ser personas calladas y no conocen el rencor.