Dos cosas que pasan con la intimidad cuando te extirpan los ovarios y por qué se realiza

“¿Cuándo programamos tu ooforectomía?” … esta es una frase que puede causar gran alivio al brindarnos una oportunidad de vida, pero también mucho miedo, si no estamos preparadas para perder una parte de nuestro cuerpo ni para lo que viene después.

La ooforectomía se trata de un procedimiento quirúrgico en el que se extirpa uno o ambos ovarios, estas pequeñas glándulas reproductivas que poseen el tamaño de una almendra y forman parte de los órganos endocrinos, los cuales se ubican en ambos lados del útero justo debajo de las trompas de Falopio, describen especialistas del instituto médico Mayo Clinic.

¿Cuál es la función de los ovarios?

Aunque son muy pequeños, estos órganos sexuales femeninos poseen funciones muy importantes, por ejemplo, se encargan de producir hormonas sexuales femeninas, almacenan y liberan óvulos que pueden convertirse en embriones en caso de ser fecundados por algún espermatozoide, de lo contrario, se presentará la menstruación.

Al producir estrógeno y progesterona se regula nuestra carga hormonal, el estrógeno desarrolla nuestras características sexuales, como el crecimiento de los vellos, interviene en el metabolismo, estimula la libido y aumenta la producción de colágeno. Mientras que la progesterona, aumenta la cantidad de vasos sanguíneos que hay en el útero para prepararlo en caso de un embarazo.

¿Qué síntomas pueden revelar problemas en los ovarios?

Cuando los ovarios se enferman, es probable que se presenten algunos síntomas que solemos pasar desapercibidos… ¡Ojo con la inflamación abdominal! Aunque se trata de un signo inespecífico, sí es una señal de alerta que pueden compartir varios padecimientos de los ovarios, préstale atención a tu ciclo menstrual, sobre todo si es abundante, pero irregular.

Si hay cólico intenso que no desaparece tan fácilmente, aunque te tomes la famosa pastillita contra los cólicos, si hay dolor abdominal al tener intimidad, sangrado inusual entre periodos o secreción vaginal con color, lo más adecuado es que no dejes pasar mucho tiempo para consultar a tu especialista.

Recuerda que hay padecimientos, como el cáncer de ovario, en el que alrededor del 70 por ciento de los casos suelen diagnosticarse en III C y IV, etapas que se han diseminado extensamente a la cavidad abdominal, precisamente porque cuando acudimos por ayuda, la enfermedad ya se extendió.

¿Para qué se realiza una ooforectomía?

Si el cáncer todavía no se ha diseminado más allá de un ovario, puede tratarse a través de la ooforectomía unilateral, es decir, se extrae el ovario afectado junto con su trompa de Falopio, al mantener el otro ovario es posible que no pierdas del todo tu capacidad de concebir.

Una ooforectomía no sólo se realiza en caso de cáncer de ovario, también puede ser una alternativa si padeces endometriosis, quistes en los ovarios, torsión ovárica, la cual ocurre cuando uno de los ovarios se tuerce alrededor del suministro de sangre, ocasionando uno de los peores dolores que puedas experimentar, pero también, si desarrollas abscesos por infección en estos órganos sexuales.

Existen diferentes tipos de ooforectomía, pero esta dependerá del problema de salud que puedas presentar:

Ovariectomía unilateral: se extirpa un sólo ovario.

Ovariectomía bilateral: se extirpan ambos ovarios.

Salpingo-ooforectomía: se extirpa un ovario con trompa de Falopio.

Salpingo-ooforectomía bilateral: se extirpan ambos ovarios con sus trompas de Falopio (ya no hay posibilidad de lograr un embarazo).

Histerectomía con salpingo-ooforectomía: se extirpa el útero junto con uno o ambos ovarios.

¿La extirpación de ovarios afecta la intimidad?

Aunque someternos a una ooforectomía puede brindarnos una oportunidad de vida, lo cierto es que existen algunos efectos secundarios que es mejor tener presentes para que sepas cómo lidiar con ellos. Uno de los más esperados es que se adelante la menopausia, pues al reducir la producción de estrógeno y progesterona, el cuerpo asumirá que se ha finalizado la etapa reproductiva.

Los cambios hormonales también afectarán tu deseo sexual al reducir la libido, debido a la sequedad vaginal que podrías experimentar, es probable la penetración ya no la disfrutes como antes, sin lubricación será dolorosa, por ello, lo más recomendable es que utilices lubricantes a base de agua para que la experiencia sea más placentera que dolorosa.

En cuanto a los orgasmos, no hay nada de qué preocuparse, ya que alrededor del 75 por ciento de las mujeres podemos alcanzarlo a través de la estimulación del clítoris, mejor conocido como el botón de la felicidad.

Tras una ooforectomía, es probable que notes cambios en tu vagina, date tiempo para recuperarte antes de volver a explorar tu intimidad. Si ya no disfrutas como antes el sexo con penetración, puede ser buen momento para descubrir nuevas posiciones sólo si así lo deseas, eso sí, utiliza mucho lubricante.

En caso de que desees retrasar la menopausia tras una ooforectomía, puedes considerar junto con tu médico el reemplazo hormonal si tienes menos de 45 años. ¡No tengas miedo! Este procedimiento quirúrgico podría regalarte más tiempo con tus seres queridos.

Fuente: instituto médico Mayo Clinic