EE.UU. reformará sistema de control petrolero, el gobierno prevé dividir la agencia encargada de supervisar la operación de las plataformas

El ejército estadounidense se ha desplegado en la zona para intentar frenar el derrame.

El gobierno tiene previsto proponer al Congreso dividir la agencia que se encarga de supervisar la operación de las plataformas petroleras.

Según dijo una fuente del Departamento del Interior, el secretario Ken Salazar pedirá que se separen las funciones de supervisión de seguridad y de certificación de producción del Servicio de Manejo de Minerales (MMS, por sus siglas en inglés).

Esto ocurre como reacción al hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon el pasado 22 de abril, que provocó un derrame de alrededor de 800.000 litros de petróleo diarios (unos 5.000 barriles) en el Golfo de México, en lo que podría ser el peor vertido de petróleo en la historia de Estados Unidos.

Algunos expertos señalan que la duplicidad de funciones del MMS complica el trabajo de la agencia, que carecería de los recursos técnicos y humanos suficientes para la supervisión.

Pero otros aluden a un informe interno del 2008 que describía una «cultura promiscua» entre la agencia y las empresas petroleras que habría debilitado la capacidad de control de la MMS.

El gobierno también planea endurecer la legislación sobre compensaciones por daños en caso de derrames de petróleo, que actualmente limita esos pagos a US$75 millones, situándolo en US$10.000 millones.

Todo esto ocurre poco antes de que las empresas involucradas en el derrame de crudo –British Petroleum (BP), Transocean y Halliburton– comparezcan este martes frente al Senado estadounidense.

Según copias de testimonios obtenidos por medios locales, está previsto que las empresas involucradas se culpen mutuamente del desastre.

Lamar McKay, presidente de la filial estadounidense de BP, planea decir que la culpa la tiene un fallo en el sistema de válvulas seguridad de Transocean, propietaria de la plataforma, que deberían de haber frenado el derrame.

Por su parte, el consejero delegado de Transocean, Steven Newman, apuntaría contra BP, empresa que operaba la plataforma.

Newman aducirá que «no tiene sentido» culpar del desastre al sistema de múltiples válvulas de 450 toneladas diseñado para evitar que ocurra una explosión.

«Todos los proyectos de producción de gas y petróleo en alta mar comienzan y terminan con el operador, en este caso BP», se espera que afirme Newman.

El ejecutivo también repartirá la culpa a Halliburton, empresa contratada por BP para realizar trabajos técnicos en la instalación.

Concretamente, se espera que diga que el fallo fue de la barrera de cemento construida por Halliburton que debía cubrir el pozo.

Finalmente, se espera que el ejecutivo de Halliburton, Tim Probert, diga que su firma respeta todos los reglamentos de seguridad y construcción en sus operaciones.

Se prevé que un experto petrolero, citado por la agencia Dow Jones, testifique en el Senado que un error humano podría haber creado las condiciones para que ocurriera el desastre.

Aunque estas audiencias no tienen la capacidad técnica para determinar culpas, podrían servir a la hora que haya que determinar responsabilidades en las demandas por reparación que ya se han presentado.

Chirinos informa que un tribunal federal de Washington ha solicitado consolidar las 65 demandas que han interpuesto afectados de la costa del Golfo de México, desde grupos de pescadores y hoteleros hasta grandes casinos y particulares que cancelaron sus vacaciones.

Los directivos de las empresas encuentran en el Congreso un ambiente «poco amigable», donde la oposición republicana no quiere aparecer como que esté favoreciendo la perforación en alta mar, una política que apoyó cuando controlaban la Casa Blanca.

En todo caso, las palabras de los ejecutivos de las tres empresas en el Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado difícilmente vayan a cambiar la postura del gobierno estadounidense.

Según el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, «BP pagará todos los gastos de frenar y limpiar el derrame, y perseguiremos agresivamente compensaciones completas por los daños provocados».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.