EL 25 % DE LAS MUJERES MAYORES DE 35 AÑOS Y EL 15% DE LOS HOMBRES CON MÁS DE 50 PADECEN DE INCONTINENCIA URINARIA

img_incontinencia.jpgMás del 50% de personas con incontinencia urinaria no consultan al urólogo. Entre un 30%  y  40% evitan abordar este tema por vergüenza

Si se le sale la orina al correr, caminar, reírse o toser y no es capaz de contenerse para orinar hasta llegar al baño, usted puede sufrir de incontinencia urinaria, una condición que afecta su calidad de vida pero que es curable.

La incontinencia urinaria  es la pérdida o escape involuntario de la orina. Puede presentarse como una condición temporal o ser el resultado de una enfermedad. Los síntomas pueden variar desde una fuga de orina leve hasta la salida abundante e incontrolable de ésta. Es una disfunción que aumenta con la edad.

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, más de 200 millones de personas en todo el mundo tienen problemas de control urinario. Aunque puede ocurrirle a cualquiera, las mujeres tienen el doble de probabilidad que los hombres de desarrollar esta dolencia. Se estima que en el mundo 2 de cada 5 mujeres mayores de 35 años  pueden tener incontinencia urinaria. 

De acuerdo a estudios publicados, explica el urólogo Jorge Carbonell González, Presidente de la Sociedad Colombiana de Urología, SCU, se calcula que el 25% de las mujeres entre 35 y 55 años padece incontinencia urinaria, mientras que un 15% de los casos se presenta en hombres mayores de 50.

A pesar de ser una condición tratable en la gran mayoría de los casos, muy pocas personas consultan al urólogo para solucionar este problema. Muchas veces el pudor, el temor a inversiones riesgosas y costosas, el pensar que no existe solución o el simple hecho de asumir la incontinencia como parte de la vida normal hace que esta no sea tratada a tiempo, señala el urólogo Mauricio Plata Salazar, Secretario Ejecutivo de la Sociedad Colombiana de Urologia, SCU.

Aunque la incontinencia urinaria no pone en peligro la vida, puede restringir la vida social de quien la padece y afectar su calidad de vida. No tratarla puede conducir a la depresión, ulceras e infecciones urinarias.


EL CONTROL DE LA VEJIGA

La vejiga es el órgano que contiene la orina. La incontinencia urinaria ocurre cuando se pierde el control de la vejiga.  La mayoría de los problemas de control de la vejiga ocurren cuando los mecanismos de sostén o soporte de la vejiga se pierden generando escape de orina con el esfuerzo. Si los músculos que mantienen la vejiga cerrada se debilitan se produce incontinencia urinaria de esfuerzo la cual puede producir accidentes al estornudar, reír, toser, correr, cambios súbitos de posición, ejercicios físicos o levantar objetos pesados.

Si los músculos de la vejiga están demasiado activos se genera incontinencia de urgencia o vejiga hiperactiva. Esta se caracteriza por una fuerte urgencia por ir al baño cuando se tiene poca orina en la vejiga, necesidad inmediata de orinar y el aumento en las veces en que se va al baño.

Si bien es cierto que la incontinencia puede manifestarse a cualquier edad y en ambos sexos,  es un mal que se presenta con mayor frecuencia en mujeres y en personas de avanzada edad. El urólogo Mauricio Plata Salazar destaca que en el caso de las mujeres los antecedentes de partos y la menopausia hacen que tengan más probabilidades de padecer esta enfermedad.

En el caso de los hombres operaciones de próstata, infecciones urinarias, disminución de los niveles de estrógenos y la ansiedad o nerviosismo pueden producirla. También puede presentarse en personas que tengan problemas neurológicos tales como esclerosis múltiple y Parkinson, enfermedad cerebrovascular y diabetes.

CALIDAD DE VIDA

El urólogo Jorge Carbonell González, Presidente de la Sociedad Colombiana de Urología, SCU, recomienda a las personas que tienen uno o más de estos síntomas consultar a su urólogo, porque la incontinencia urinaria, si tiene solución:

•    Sensación de pérdida involuntaria de orina asociada a una urgencia de ir al baño por miedo al escape.

•    Pérdida de líquido al realizar un esfuerzo (caminar, correr, toser, ejercicios físicos, ó cambios súbitos de posición) y Pérdida de orina sin urgencia o esfuerzo

•    Debilidad del chorro urinario

•    Sensación de no evacuar completamente la orina después de haber orinado

•    Despertarse varias veces en la noche para ir al baño

Controlar a tiempo la incontinencia urinaria evita el padecer heridas o ulceras, infecciones urinarias y depresión, entre otras complicaciones generadas por la humedad permanente.  Esta es una de esas enfermedades que afectan la calidad de vida de quienes la padecen y sus entornos.

El urólogo Mauricio Plata Salazar Secretario Ejecutivo de la Sociedad Colombiana de Urologia, SCU, destaca que la vergüenza que sienten quienes padecen incontinencia urinaria por el olor que genera la humedad permanente, el temor a salir y no encontrar un baño cerca, mojar los pantalones en público, las constantes idas al baño en la madrugada que alteran su sueño y el de quien los acompaña, la pérdida de su vida sexual,  entre otras molestas situaciones, deterioran considerablemente la calidad de vida de estas personas.

CONSULTE AL URÓLOGO

Al conocer mejor las causas por las cuales ocurre la incontinencia urinaria, el diagnóstico es cada vez más simple. Se limita a una consulta médica en la cual se hace énfasis en las molestias urinarias de los pacientes, como son el momento y la situación específica con la que se escapa la orina, el número de veces que se orina al día, el numero de protectores que se usa al día y se administra un cuestionario para determinar que tan afectada se encuentra la calidad de vida.

En algunos casos se realizan estudios de función del tracto urinario conocidos como urodinamia que permiten determinar el tipo exacto de incontinencia que tiene la paciente. Vale la pena también realizar lo que se conoce como diario miccional que no es otra cosa que anotar la hora a la que se orina y la cantidad de veces que se escapa la orina en el día. Se realiza también una prueba de orina para descartar infección urinaria

Una vez diagnosticado el tipo de incontinencia, el urólogo define el tratamiento a seguir. Hoy el avance de la medicina ofrece muchas alternativas para tratar esta dolencia que van desde ejercicios, fármacos, electroestimulación del piso pélvico, utilización de toxina botulínica hasta cirugías ambulatorias con incisiones mínimas.

La visita al urólogo permitir conocer la causa exacta de la incontinencia urinaria así como el mejor tratamiento a seguir.

Estas son algunas  preguntas  y respuestas sobre la incontinencia urinaria

1.    ¿Cómo funciona el sistema urinario?

El aparato urinario está constituido por los riñones, uréteres, vejiga y uretra. La orina se produce en los riñones de allí pasa a la vejiga a través de un par  conductos llamados uréteres, y debe ser capaz de aguantar las presiones externas sin que se escape la orina.

En un sistema urinario saludable la vejiga funciona en coordinación con la uretra que es el conducto por el cual sale la orina al exterior. Cuando la uretra es débil o se encuentra en una posición inadecuada por un mal soporte de los músculos que la rodean, ocurre la incontinencia urinaria. Con el paso de los años, el antecedente de partos y con la menopausia, en las mujeres puede producirse incontinencia urinaria.

Pero este no es el único mecanismo necesario para lograr que la orina no escape. En el sistema urinario, los músculos y nervios trabajan en conjunto para mantener la orina en la vejiga, para luego liberarla en el momento apropiado. Cuando los nervios no funcionan correctamente una persona puede sufrir de incontinencia de urgencia o vejiga hiperactiva.

2.    ¿Qué es la incontinencia urinaria y que tipos existen?

Es la perdida involuntaria de la orina ó la incapacidad de contener la orina hasta llegar al baño. Esta enfermedad afecta las actividades cotidianas de quien la padece al igual que su calidad de vida. La incontinencia urinaria puede manifestarse a cualquier edad y en ambos sexos, siendo más frecuente en las mujeres.

Se reconocen dos tipos de incontinencia urinaria. La primera es la incontinencia urinaria por esfuerzo que sucede al reírse, toser, al cambiar de posición súbitamente, al realizar una actividad física e incluso en el acto sexual.

La segunda es la incontinencia urinaria es la denominada por urgencia, que está asociada con la necesidad repentina de orinar y aumento de las veces en que se va al baño. En algunos casos,  principalmente en la mujer, se pueden generar los dos tipos de incontinencia al mismo tiempo.

3.    ¿Cuántas personas en el mundo padecen esta enfermedad?

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, más de 200 millones de personas en todo el mundo tienen problemas de control urinario. Aunque puede ocurrirle a cualquiera, las mujeres tienen el doble de probabilidad que los hombres de desarrollar esta dolencia. Se estima que en el mundo 2 de cada 5 mujeres mayores de 35 años  pueden tener incontinencia urinaria.

De acuerdo a estudios publicados se calcula que el 25% de las mujeres entre 35 y 55 años padece incontinencia urinaria, mientras que un 15% de los casos se presenta en hombres mayores de 50.

Más del 50% de personas con incontinencia urinaria no consultan al urólogo. Entre un 30%  y  40% evitan abordar este tema por vergüenza.

4.    ¿Cómo se diferencia la incontinencia urinaria en el hombre y la mujer?

La incontinencia urinaria es un mal que afecta en un porcentaje mayor a las mujeres en comparación con los hombres y las causas son diferentes en ambos casos.

En el caso de las mujeres, los antecedentes de partos y la menopausia hacen que se tengan más probabilidades de padecer esta enfermedad, sin que esta sea una condición obligatoria.   La incontinencia urinaria puede darse por el debilitamiento muscular del suelo pélvico ó porque la vejiga es inestable. En la mayoría de los casos femeninos puede presentarse incontinencia mixta, es decir que padecen de incontinencia urinaria por esfuerzo y urgencia a la vez.

En los hombres la incontinencia urinaria es diferente. Quienes la padecen no evacuan todo el contenido de orina al ir al baño y se presenta goteo permanente. Unas de las causas que puede predisponer a la incontinencia urinaria, pero que no es frecuente en todos los casos son las operaciones de próstata, prostatitis, disminución de los niveles de estrógenos, ansiedad o nerviosismo.

5.    ¿Cuándo se debe  visitar al urólogo?

La Sociedad Colombiana de Urología, SCU, recomienda a las personas que tienen uno o más de estos síntomas consultar a su urólogo, porque la incontinencia urinaria, si tiene solución:

•    Sensación de pérdida involuntaria de orina asociada a una urgencia de ir al baño por miedo al escape.

•    Pérdida de líquido al realizar un esfuerzo (caminar, correr, toser, ejercicios físicos, ó cambios súbitos de posición) y Pérdida de orina sin urgencia o esfuerzo

•    Debilidad del chorro urinario

•    Sensación de no evacuar completamente la orina después de haber orinado

•    Despertarse varias veces en la noche para ir al baño

Controlar a tiempo la incontinencia urinaria evita el padecer heridas o ulceras, infecciones urinarias y depresión, entre otras complicaciones generadas por la humedad permanente.  Esta es una de esas enfermedades que afectan la calidad de vida de quienes la padecen y sus entornos.

6.    ¿Es un problema grave?

Aunque la incontinencia urinaria no pone en peligro la vida, puede restringir la vida social de quien la padece y afectar su calidad de vida. No tratarla puede conducir a la depresión, ulceras e infecciones urinarias.

7.    Cómo se diagnóstica la incontinencia urinaria?

Al conocer mejor las causas por las cuales ocurre la incontinencia urinaria, el diagnóstico es cada vez más simple. Se limita a una consulta médica en la cual se hace énfasis en las molestias urinarias de los pacientes, como son el momento y la situación específica con la que se escapa la orina, el número de veces que se orina al día, el numero de protectores que se usa al día y se administra un cuestionario para determinar que tan afectada se encuentra la calidad de vida.

En algunos casos se realizan estudios de función del tracto urinario conocidos como urodinamia que permiten determinar el tipo exacto de incontinencia que tiene la paciente. Vale la pena también realizar lo que se conoce como diario miccional que no es otra cosa que anotar la hora a la que se orina y la cantidad de veces que se escapa la orina en el día. Se realiza también una prueba de orina para descartar infección urinaria

8.    ¿Cuáles son los tratamientos que existen para la incontinencia urinaria?

Los tratamientos a utilizar dependen de la causa que  genera la incontinencia urinaria. Estos son determinados por el urólogo teniendo en cuenta la historia clínica, la edad, la tolerancia a ciertos medicamentos y el estado de la enfermedad.

Una vez diagnosticado el tipo de incontinencia, el urólogo define el tratamiento a seguir. Hoy el avance de la medicina ofrece muchas alternativas para tratar esta dolencia que van desde ejercicios, fármacos, utilización de toxina botulínica hasta cirugías ambulatorias con incisiones mínimas.

Entre los tratamientos que actualmente existen se encuentran:

•    Ejercicios de rehabilitación del piso pélvico: estos son recomendables para la incontinencia por esfuerzo y en casos leves. Se requiere de un alto compromiso, constancia y disciplina del paciente para desarrollarlos.

•    Cambio de hábitos: recomendables en los casos de incontinencia de urgencia o hiperactividad de la vejiga. El paciente debe modificar sus hábitos de consumo de líquidos, evitar la cafeína, los cítricos, e intentar orinar en horarios establecidos.

•    Tratamiento farmacológico: dependen del diagnostico y del tipo de incontinencia urinaria. Se utilizan para inhibir las contracciones anormales de la vejiga.

•    Toxina botulínica: es una alternativa utilizada en la incontinencia de urgencia, cuando los cambios de hábitos o los medicamentos no son suficientes para mejorar el problema.

•    La cirugía: esta dependen del caso y del diagnostico del urólogo. Entre ellas cabe mencionar la cirugía convencional, la cirugía con cinta libre de tensión, la colocación de hamacas alrededor de la uretra ó la utilización de esfínteres urinarios artificiales, este último procedimiento es para los hombres que luego de una cirugía de próstata presenten incontinencia urinaria.

9.    ¿Cómo afecta la calidad de vida esta enfermedad?

La vergüenza que sienten quienes padecen incontinencia urinaria por el olor que genera la humedad permanente, el temor a salir y no encontrar un baño cerca, mojar los pantalones en público, las constantes idas al baño en la madrugada que alteran su sueño y el de quien los acompaña, la pérdida de su vida sexual,  entre otras molestas situaciones, deterioran considerablemente la calidad de vida de estas personas.

La incontinencia urinaria puede generar depresión, angustia y ansiedad, temor a la relación sexual, sentimientos de humillación, retraimiento ante los demás, inseguridad y aislamiento social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.