El alzhéimer podría estar relacionado con el insomnio repetitivo

images (2)Después una noche sin dormir hasta los cerebros más sanos tienen más altos los niveles de la proteína beta-amiloide

Que dormir mal no es bueno lo sabe todo el mundo. Lo que se sospechaba, y ahora ya se sabe, es que tras una noche sin dormir hasta los cerebros más sanos tienen más altos los niveles de la proteína beta-amiloide, relacionada con la formación de placas que se presente en los pacientes con enfermedad de Alzheimer.

Los resultados del estudio que aparecen publicados en el último número de la revista «JAMA Neurology» y los investigadores de la Radboud University en Nijmegen (Países Bajos) aseguran que cuando esta falta de sueño se repite puede llegar a ser un factor de riesgo para desarrollar esta enfermedad neurodegenerativa. «Creemos que el sueño normal y saludable ayuda a reducir la cantidad de beta-amiloide en el cerebro pero cuando se perturba se altera esta disminución», señaña Jurgen Claassen, autor del estudio.

A diferencia de otras formas de demencia, el alzhéimer está relacionado con una acumulación en el cerebro de la proteína beta-amioloide en forma de placas. Y estudios en ratones han demostrado que el sueño juega un papel importante a la hora de limpiar la presencia de estas proteínas.

26 voluntarios

Para ver si sucedía lo mismo en humanos, los investigadores reclutaron a 26 hombres de mediana edad sin problemas de sueño, a quienes se midieron los niveles del beta-amiloide antes y después de acostarse. La mitad fueron asignados al azar para poder dormir tranquilamente, mientras que al otro grupo los mantuvieron despiertos toda la noche.

Así, los investigadores encontraron que los hombres que durmieron bien redujeron un 6% de media sus niveles de beta-amiloide en el líquido cefalorraquídeo durante la noche. Pero en quienes se mantuvieron despiertos no hubo cambios.

Además, la calidad del sueño también mostró una relación con la disminución de la proteína, lo que sugiere que el sueño podría tener el efecto limpiador que se había observado en animales. «Creemos que la beta-amiloide se elimina del cerebro o se reduce su presencia durante el sueño«», explicó Claassen. Y cuanto más continua era esa falta de sueño, más acumulación de la proteína.

Con cautela

« Ante estos resultados y los de otros estudios, sería bueno que se vigilaran los problemas de sueño, aunque tampoco hay que asustarse por no dormir bien una única noche o pasarla en vela», ha aclarado.

De igual modo, Claassen reconoce que los resultados de su estudio no prueban que dormir lo suficiente sirva para prevenir el alzhéimer, o que la acumulación del beta-amiloide que se produce acabe derivando en la aparición de la enfermedad, pero sí muestra como el sueño puede ser uno de los otros muchos factores que la originan, como la hipertensión, la obesidad o factores genéticos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.