El béisbol: patrimonio nacional de EE.UU.

images8.jpg“Llévame al juego de pelota”, estribillo de canción que se entona en partidos
Toda nación atesora los símbolos de su historia y patrimonio que capturan el carácter de su pueblo. Para Estados Unidos, el béisbol es un símbolo y un “pasatiempo nacional”. El béisbol y la cultura estadounidense van de la mano. De hecho, el juego y la nación han evolucionado juntos. Ambos han compartido los mismos valores, respondido a los mismos acontecimientos y enfrentado los mismos asuntos sociales y económicos.
El béisbol está empapado de leyendas. Existe el mito de su creación que se atribuye al héroe de la Guerra Civil Abner Doubleday. El béisbol fue heroico en tiempos de guerra. Durante la Segunda Guerra Mundial, más de 500 jugadores de las Grandes Ligas y 4.000 jugadores de las Ligas Menores sirvieron en las fuerzas armadas estadounidenses. Algunos se alistaron; otros fueron reclutados. Casi todos pensaron que era su deber servir a su país sin importar el costo que pudiese representar para sus carreras militares u oportunidades de llegar al Salón de la Fama. Las tradiciones del béisbol, tales como “el primer lanzamiento” realizado por el presidente, refuerzan el vínculo que entre el juego y nuestra herencia nacional.
“Para entender el corazón y la mente de Estados Unidos, uno tiene que aprender béisbol”, escribió el historiador francés, Jacques Barzun, en 1954. El béisbol –como deporte y como tradición nacional refleja la iniciativa empresarial, los valores nacionales y las diversas tradiciones de Estados Unidos.
Debido a que el béisbol sirve como embajador cultural al mundo, el deporte se ha vuelto más internacional. El Día de la Inauguración de la Temporada de Grandes Ligas 2008, un total de 239 beisbolistas en las listas de jugadores activos, así como en las listas de lesionados de los equipos, nacieron fuera de los 50 estados de Estados Unidos. Estos jugadores representan 16 países y territorios diferentes. La República Dominicana encabeza la lista con 88 jugadores, seguida de Venezuela en segundo lugar con sus 52 jugadores. El resto de los atletas provienen de Cuba, México, Puerto Rico, Panamá, Nicaragua, Taiwán, Corea, Japón, Colombia, Canadá, Australia, Curaçao, Antillas Holandesas y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos.
El béisbol también sirve de inspiración a las jóvenes generaciones. Por medio de programas estructurados, el béisbol, al igual que otros deportes, puede contribuir a que los niños desarrollen habilidades sociales, resistan las presiones negativas de su entorno y aprendan a afrontar los desafíos de la vida. “El deporte es una manera magnífica de enseñar a trabajar en equipo”, dijo Cal Rikpen Jr., miembro del Salón de la Fama del Béisbol, “y enseña cómo se ha de tratar a las personas, y entender que la preparación es importante en todos los aspectos de la vida”. Semejantes programas pueden establecer vínculos entre las personas, elementos importantísimos para contrarrestar las conductas arriesgadas.
Cabe destacar que, por ejemplo, el béisbol ha sido un elemento importante en las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela. Ambos países han mantenido lazos culturales durante más de cien años. El béisbol constituye tan sólo uno de los numerosos vínculos que unen a los dos países. Desde el primer partido que organizaron en Venezuela los hermanos Franklin en 1895, hasta los dos premios Cy Young que obtuvo Johann Santana, pasando por el debut de Alex Carrasquel en las Grandes Ligas con los Senadores de Washington en 1939, así como el ingreso de Luis Aparicio en el Salón de la Fama en 1984 y el gran número de jugadores estadounidenses en la liga venezolana, el béisbol ha sido un vínculo entre los pueblos de Venezuela y Estados Unidos.
En 2003, la Embajada de Estados Unidos en Venezuela estrechó aún más estos vínculos al establecer el programa “Béisbol y Amistad”, por el que donó equipo de béisbol a las ligas juveniles del país. Por medio de éste programa, que incluye la realización de clínicas de béisbol, se enseña a los aspirantes a beisbolistas sobre los peligros que representa el consumo de drogas, la importancia de un estilo de vida saludable para sobresalir en los deportes, y cómo mejorar el nivel de juego. Los padres participan también en las clínicas, aprenden a motivar la participación en los deportes y en otras actividades para ayudar a prevenir el consumo y abuso de las drogas por parte de sus hijos.
Como parte de la clínica de béisbol realizada en 2007, ex jugadores y personal de la Embajada viajaron a diez ciudades de Venezuela para hablar con niños, jóvenes y sus padres sobre la prevención del consumo de drogas y ayudar a los jóvenes jugadores a mejorar sus habilidades. Víctor Davalillo, José Salas, Luis Peñalver, Urbano Lugo, José Leiva y Johnny Paredes fueron algunos de los ex jugadores venezolanos en Grandes Ligas que entrenaron a los niños y a los jóvenes.
En 2008, la Embajada de Estados Unidos tiene previsto realizar más donaciones. Desde el 2001 han contribuido más de 11 millones de dólares para ayudar a Venezuela a luchar contra el flagelo de la droga, promover estilos de vida saludables y fortalecer los lazos culturales entre ambos países.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.