El cáncer de mama no es una enfermedad, sino diez enfermedades distintas

Lo que actualmente llamamos cáncer de mama debería ser considerado como diez enfermedades completamente separadas, según un estudio internacional que ha sido llamado «un hito».

Las categorías podrían mejorar el tratamiento mediante la adaptación de medicamentos al tipo exacto de cáncer de mama que padece el paciente y ayudar a predecir la supervivencia con mayor precisión.

El estudio publicado en la revista Nature analizó el cáncer de mama de 2.000 mujeres. Y tomará por lo menos tres años para que las conclusiones puedan ser utilizadas en los hospitales.

La cartografía del cáncer

Los investigadores compararon el cáncer de mama a un mapa del mundo. Aseguraron que las pruebas que actualmente se utilizan en los hospitales son muy amplias y lo divide en el equivalente a continentes.

Los últimos hallazgos le dan el mapa al cáncer de mama mucho más detalle, lo que permite encontrar distintos «países».

«El cáncer de mama no es una enfermedad, sino diez enfermedades distintas», dijo el investigador que dirigió el estudio, Carlos Caldas.

Y agregó: «Nuestros resultados allanarán el camino para que los médicos en el futuro puedan diagnosticar el tipo de cáncer de mama que tiene una mujer, los tipos de medicamentos que funcionan y los que no de una manera mucho más precisa que en la actualidad».

Por el momento, los cánceres de mama se clasifican por su apariencia bajo el microscopio y con pruebas de marcadores tumorales.

Aquellos con «receptores de estrógeno» deberían responder a las terapias hormonales tales como el tamoxifeno; aquellos con un «receptor Her2» pueden ser tratados con Herceptin.

La gran mayoría de los cánceres de mama, más del 70%, deben responder a las terapias hormonales. Sin embargo, su reacción al tratamiento varía enormemente.

Caldas asegura que «algunos lo hacen bien, algunos lo hacen horriblemente. Es evidente que necesitamos una mejor clasificación».

Escala sin precedentes

Su equipo analizó muestras congeladas de cáncer de mama de 2.000 mujeres en hospitales en Reino Unido y Canadá.

Se analizó muy a detalle la genética de las células tumorales -qué genes habían mutado, qué genes estaban trabajando a toda marcha y cuáles habían sido eliminados.

El estudio, realizado por investigadores en Reino Unido y Canadá, mostró que todas las diferentes formas en las que las células cambiaron cuando se volvieron cancerosas podían ser agrupadas en diez categorías diferentes, llamadas IntClust de 1 a 10.

El profesor Caldas dijo que era un «modo completamente nuevo de ver el cáncer de mama».

El estudio fue financiado por el Instituto de Investigación del Cáncer de Reino Unido. Su director ejecutivo, Harpal Kumar, dijo: «Este es el estudio más grande que jamás se haya realizado para analizar en detalle la genética de los tumores de mama».

«Esto va a cambiar la manera en que vemos el cáncer de mama, en los próximos años tendrá un enorme impacto en el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad. Creemos que este es un estudio histórico».

Además, agregó que el organismo empezaría a utilizar los nuevos criterios en las pruebas clínicas que financia.

Más allá de las pruebas para nuevos fármacos contra el cáncer, la nueva «guía» del cáncer de mama podría tomarse un buen tiempo antes de beneficiar directamente a los pacientes.

Los investigadores tienen que probar que las diez clasificaciones de hecho aportan un beneficio a las personas con cáncer de mama, antes de que puedan ser utilizadas por los médicos.

Ese proceso se espera que tome de tres a cinco años.

Revolucionario

La presidenta ejecutiva de la Campaña contra el Cáncer de Mama en el Reino Unido, Delyth Morgan, dijo que el estudio podría «revolucionar la forma en la que el cáncer de mama es diagnosticado y tratado».

«Ser capaces de adaptar los tratamientos a las necesidades de cada paciente es considerado el Santo Grial para los médicos y este amplio estudio nos lleva un paso más cerca de ese objetivo».

Un portavoz del Departamento de Salud británico dijo: «Siempre estamos buscando nuevas formas de mejorar los resultados para los pacientes con cáncer y por eso estamos invirtiendo más de US$1.200 millones para asegurar que las personas sean diagnosticadas con cáncer temprano y tengan un mejor acceso a los últimos tratamientos.

¿QUÉ ES LA MEDICINA PERSONALIZADA?

 

Este es uno de los principales ejemplos de lo que podría ser una revolución en la asistencia sanitaria: la «medicina personalizada».

El cáncer tiende a ser nombrado dependiendo del lugar en el que se encuentre: mama, colon, próstata, pulmón… y sigue la lista.

Desde hace tiempo se sabe que esto no es la mejor forma, ya que algunos cánceres de mama pueden tener más en común con un cáncer de ovario con otro tumor de mama.

Este estudio demuestra que deberíamos estar pensando en el cáncer de mama com diez enfermedades diferentes.

Los genes están enloqueciendo -en líneas generales- de diez maneras distintas. Y cada categoría requiere un tratamiento diferente.

Esta es la esencia de la medicina personalizada: diseñar tratamientos para la genética de una enfermedad.

Estudios similares podrían desarticular a otros cánceres en varias enfermedades diferentes, pero los efectos de la medicina personalizada podrían ser mucho más amplios.

Hay investigaciones sobre el uso de pruebas genéticas para predecir qué pacientes responderán bien, o muy mal, a los anticoagulantes, medicamentos para la bipolaridad y contra el VIH.

Hay un largo camino por recorrer, ya que sólo una de las diez categorías de cáncer de mama tiene un tratamiento personalizado en este momento. Pero como suele ser el caso, la investigación del cáncer de mama está liderando el camino.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.