El chinito

images6.jpgUn hombre alto, fornido de cara de malos amigos entra en un café de chinos y golpea la mesa y le dice al chinito dueño del café:
– Chino cochino dame una taza de tu mugre café, pero ya muévete.

El chinito rápido le lleva la taza de café y le dice:
– Alguna cosa más que desee el honolable señol, chinito tlaelo con mucho gusto.

Al día siguiente la escena se repite, y así por varios meses, hasta que un día el grandullón llega con un tono amable llama al chino y le dice:
– Mira chinito, quiero pedirte mil disculpas, yo te he tratado muy mal por todos estos meses, y tu sin embargo has sido muy cordial y amable. Mira chinito te prometo que de aquí en adelante, yo no vuelvo a decirte cosas feas.

– Muchas glacias honolable señol, chinito también plomete no volvel hacel pipi en el café.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.