El cohete ruso Protón fue lanzado al espacio para poner en órbita al satélite comercial más grande en la historia de la tecnología de las telecomunicaciones

_44937434_080819_proton_416b2.jpg

Se trata del satélite Inmarsat-4 de seis toneladas que será colocado en el espacio por Protón tras un viaje de solo nueve horas.
Este es el primer viaje del cohete ruso desde que una falla de ese modelo el pasado mes de marzo dejó a un satélite de EE.UU. a una altitud errada.
El vehículo, operado por Servicios de Lanzamiento Internacional, despegó desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, a las 22:43 GMT.
El dueño del satélite, la compañía con sede en el Reino Unido, Inmarsat, indicó que estaba muy confiada de que el cohete Protón funcionará correctamente.
«Hemos estado muy involucrados en la revisión que se hizo desde que ocurrió la última falla», dijo un portavoz de la empresa.
«Obviamente nos hemos asegurado de que las pruebas que se hicieron fueron lo más completas posible y creo que es justo decir que estamos satisfechos».
Se trata del tercer satélite de la empresa que es puesto en órbita y busca completar la «constelación» que Inmarsat usará en la próxima década para llevar a sus clientes en todo el mundo su servicio de alta velocidad en telefonía e internet remota.
El I4-F3 es un inmenso satélite de telecomunicaciones. El cuerpo principal es de 7 metros de alto e incorpora una antena reflectora de 9 metros de ancho que es desplegada en el espacio como un ventilador. Los paneles solares son de 45 metros.
Los dos previos I4 fueron colocados en el espacio por los cohetes Atlas y Sea Launch.
El cohete Protón de 58 metros de largo y 700 toneladas de peso ha estado llevando consigo satélites desde 1996, aunque su historia se remonta a la década de los 60.
Protón se ha encargado de lanzar misiones espaciales a otros planetas, así como componentes a la antigua estación espacial Mir de la era soviética y a la actual Estación Espacial Internacional.
  
Pese a que Protón es considerado uno de los cohetes más exitosos de la historia, en tiempos recientes ha experimentado dificultades con el fracaso de tres misiones.
La misión para poner en órbita al satélite Inmarsat durará nueve horas y tres minutos desde el lanzamiento hasta su separación de Protón.
Será ubicado sobre el continente americano a 36.000 kilómetros de altura en el llamado cinturón de satélites en una órbita geoestacionaria.
«Somos un operador global, siempre lo hemos sido desde nuestro comienzo», dijo el portavoz de Inmarsat.
«Este lanzamiento nos dará una nueva generación de redes satelitales que estarán en funcionamiento hasta el año 2020».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.