El consumo de aceite en los motores está homologado por las automotrices, y no siempre es motivo de reparación. Cuando sí, y cuando no

Por Fernando Santos Morales

La situación es más común de lo que se cree: »Sí señor, efectivamente, le falta un cuarto de aceite. Otro cuarto más entre cambio y cambio? Sí, lo mejor es destapar el motor, probablemente está para reparar». Con todo el respeto que merecen los técnicos, éstas son las soluciones o los caminos que se toman con mucha frecuencia una vez se diagnostica erróneamente el estado de un motor, basados sólo en la cantidad de aceite que consume la máquina. Y hasta en esto hay imprecisiones puesto que al consumo no se le hace un riguroso seguimiento.

El tema del aceite y su consumo involucra necesariamente a todos los autos pues desde que los vehículos existen, todos los fabricantes lo tienen homologado y la mayoría, incluyendo los más prestigiosos, tienen aprobado como consumo máximo tolerable en promedio 1 cuarto de aceite en 1000 kilómetros, unos algo más, otros algo menos, dependiendo del tamaño y del estado de cada motor.

El consumo en mayor o menor cantidad, no implica que un motor esté en mal estado y tenga que ser destapado y reparado parcial o totalmente. Junto con las pruebas de fugas de compresión, y la utilización de un medidor de vacío, se puede emitir un concepto general lo más preciso posible sobre el estado de un motor.

Una vez que se hayan descartado las fugas de aceite que deja un vehículo en el suelo las que pueden hacer parte de casi el 50% de la pérdida de aceite, la primera prueba a efectuar es la de fugas de compresión la cual inyectándole aire a presión a cada cilindro, determina en que estado se encuentra el bloque como conjunto: anillos – pistones – cilindros o camisas y la parte superior del motor llamada culata donde van las válvulas (denominada coloquialmente »la tapa») todo, indicado como porcentaje de pérdida.

Entre más alto el valor, hay más fugas de aire, y por lo tanto hay más desgastes y pérdidas de compresión por desgaste general o piezas defectuosas (unos cilindros o anillos desgastados, o unas válvulas con los asientos dañados por ejemplo). Un motor que indique unas fugas en promedio entre 20 y 30%, se le puede considerar en buen estado todavía. Aquel con unos valores menores a 15%, está como nuevo.

Como ejemplo tenemos un automóvil con motor de 2.5 litros de cilindrada, el cual presenta unas fugas de 20%, y consume 1 cuarto de aceite cada 1500 kilómetros: es el típico caso de un motor en más que aceptable estado, donde un técnico inexperto o inescrupuloso, puede hacer que el dueño del vehículo le realice una reparación parcial o total a la máquina, sin necesidad alguna.

El auto del ejemplo no fumará permanentemente por el escape, pasará perfectamente el análisis de gases -prueba que hace parte de la revisión técnico-mecánica en Colombia y que consta de 2 pruebas- y menos, empapará las bujías con aceite. Para que el «caos» llegue a ese motor 2500 del ejemplo, o sea el momento de reparar, debe consumir un cuarto de aceite por lo menos cada 100-200 kilómetros, fumar permanentemente en caliente, y demostrar gran desgaste en todas las mediciones.

Con ese motor, se puede tener la seguridad de usarlo un buen número de kilómetros todavía, siempre que las fugas estén dentro de los valores mencionados y de manera pareja (esto es muy importante pues si por ejemplo en 3 cilindros hay buenos valores, pero el No 4 presenta 40%, o más, probablemente haya que destapar el motor).

Para saber el estado de las guías de válvula y sus asientos – segunda parte del motor por donde se produce el consumo- -utilizaremos un medidor de vacío o vacuómetro; si estando frío el motor el medidor oscila rápida y ligeramente, hay un aceptable desgaste en el grupo guía-vástago de válvula; si el medidor no deja de oscilar al alcanzar el motor su temperatura normal de funcionamiento, hay bastante desgaste. Incluso, con el medidor de vacío, se puede hasta detectar un resorte de válvula débil o roto.

Si fluctúa en neutro -ralentí-, probablemente hay varios asientos de válvulas desgastados. El vacuómetro también nos ayuda a saber el estado de los anillos con una prueba elemental: se acelera a 2000 revoluciones constantes se suelta súbitamente y el indicador debe »brincar» mínimo 12 centímetros o 5 pulgadas de mercurio por encima de la lectura normal.

En cuanto al consumo de aceite en autos cero kilómetros se pueden presentar 2 situaciones. Primero, el vehículo que desde el primer día consume, para progresivamente disminuirlo y llevarlo prácticamente a cero, lo que puede darse hasta los 5-10 y hasta 20000 kilómetros y algo más en algunos casos aislados. En segundo lugar, tenemos aquellos que consumen y se quedan consumiendo siempre aceite: si se hacen las pruebas de rigor y los resultados son buenos, no hay de que preocuparse.

Lo anterior sucede por ejemplo, cuando unas pocas válvulas tienen una ligerísima holgura con respecto a sus guías (en los motores cualquier sistema o componente con tolerancias ligeramente imperfectas, factibles en los procesos de fundición, torneado y armado, generan comportamientos variados con los cuales se puede ‘convivir’ en el uso habitual) lo cual produce el consumo pero para nada afecta el funcionamiento ni la vida del motor.

Lo importante, por precaución, es dejar siempre constancia en las órdenes de trabajo en el momento que le reciben el vehículo en el taller para las revisiones programadas en el periodo de garantía, aunque hoy en día es raro que se presenten daños importantes en motores nuevos.

Ya en lo más elemental, la medición del aceite por medio de la varilla ubicada en la mayoría de motores, la distancia entre las marcas de mínimo y máximo suele ser de un cuarto de galón Americano o 1 litro en gran parte de los motores (los cuales en cantidad, son prácticamente lo mismo), pero hay excepciones donde en motores de 6 y 8 cilindros, la distancia entre el mínimo y el máximo es de 2 cuartos o uno y medio respectivamente. Lo mejor es referirse al manual del propietario.

El nivel debe estar siempre entre las marcas mínimo y máximo, nunca por debajo, ni exageradamente por encima. El nivel ligeramente pasado es tolerable, mientras no esté más de medio cuarto por encima del nivel máximo. De lo contrario, se tiende a generar espuma en el cárter-depósito, con las lógicas consecuencias de una disminución en la presión de aceite del motor, daño de retenedores, catalizadores, etc.

Éste último cuarto, cuando generalmente cubre la distancia entre MIN y MÁX, (dependiendo en gran medida del tamaño del motor), se puede considerar como el de seguridad, puesto que los motores están hechos para funcionar al máximo con el aceite en el mínimo. De ahí ésta afirmación.

Recuerdo aquellos Porsches, Ferraris, Mercedes, Fiats, Renaults o vehículos de otras marcas, que circulando en las autostrada o autobahn italianas y alemanas respectivamente, cuando botan una bocanada de humo azul despues de desacelerar y volver a acelerar cuando el carro más lento se pone a un costado para darles paso.

Circulando a altas velocidades y revoluciones, con el motor siempre por encima de las 4000, o llevado cerca del límite de rpm, se puede consumir casi el doble de aceite, debido a los fuertes vacíos generados en cada soltada y pisada del acelerador.

Retomando el ejemplo del motor 2500, llevado a ese ritmo, puede consumir fácilmente la cuarta parte o hasta medio litro de aceite en unos 100 kilómetros. Así mismo, un motor con los sellos de válvulas cristalizados (gorros en el argot mecánico), o con unas guías de válvula ligeramente desgastadas, consumirá aceite después de bajar por carretera una buena distancia apoyado no sólo en los frenos, sino en la resistencia que hace el motor en esas condiciones. En pocas palabras, cuando se baja »frenando con caja».

Se presentan también casos de consumo de aceite por andar bastante a altas temperaturas motor o ambientales, o con buenas distancias recorridas en diferentes carreteras, circulando en altas revoluciones, de 4000 hacia arriba, permanentemente.

Si su auto consume aceite (considere casi como despreciables e indiferentes consumos de aceite de un cuarto hasta en 3 0 4000 kilómetros y salvo que manche el suelo, acérquese al taller solo por precaución), es mejor hacer un buen y único diagnóstico basados en los temas tratados pues así ahorrará tiempo, dinero, y conservará parte de su patrimonio; en síntesis usar los motores hasta donde de verdad se debe y se puede: hasta donde permiten la lógica y la ingeniería.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.