El diagnóstico y la cirugía de próstata pueden traer ansiedad, depresión y menor calidad de vida

Los hombres que se someten a cirugía para remover cáncer en la próstata pueden sufrir de ansiedad significativa después de un año de la cirugía, lo cual puede llevar a tener una baja satisfacción sexual y depresión, según lo afirman investigadores de la Clínica Mayo en Jacksonville,  Florida. Su reciente estudio, sugiere que hombres que experimentan altos niveles de “ansiedad atribuida al cáncer” después una cirugía de la próstata pueden beneficiarse de consejería dirigida a sus preocupaciones, y mejorar su calidad de vida.

 “La tasa de sobrevivencia a 10 años para un hombre que se somete a cirugía para remover un cáncer localizado en la próstata es mayor de 95%”, afirma el investigador principal del estudio, Alexander Parker, Ph.D., un profesor asociado de epidemiología y urología. “Dado que la mayoría de los hombres que se someten a una prostactetomía para cáncer de la próstata no van a morir de la enfermedad, nuestra preocupación es con el tipo de vida que estos pacientes llevarán décadas después de su diagnóstico y tratamiento”.

Aunque el cáncer en la próstata puede ser una amenaza seria, la mayoría de los hombres que son diagnosticados con este mal no mueren por causa de esta enfermedad. De acuerdo a la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society), más de 2,5 millones de hombres en Estados Unidos a quienes se les ha diagnosticado cáncer en la próstata siguen vivos.

De acuerdo con el cirujano y co-autor del estudio, Gregory Broderick, M.D., profesor de urología, “las probabilidades de supervivencia por largos periodos de tiempo después de cirugía de la próstata son muy altas”.

Los investigadores examinaron datos de 365 hombres quienes, a un año de la cirugía, completaron un formulario diseñado para medir sus niveles de ansiedad respecto a su diagnóstico y tratamiento de cáncer. Los pacientes también completaron cuestionarios para medir sus niveles de función eréctil, satisfacción sexual y depresión.

Los resultados mostraron que los hombres que reportaron niveles altos de ansiedad son más propensos a reportar satisfacción sexual baja y más síntomas de depresión. “Lo interesante desde el punto de vista de salud sexual es que observamos que la ansiedad no está ligada a función eréctil baja en sí, sino que está ligada a niveles bajos de satisfacción sexual”, dice Dr. Parker. “Si nuestros resultados son confirmados por otros investigadores, podrían sugerir que la ansiedad no está afectando tanto la habilidad de algunos hombres en su desempeño sexual sino su habilidad de disfrutar su vida sexual”.

Aunque Parker y sus colegas observaron que la ansiedad era generalmente mayor en aquellos hombres que tenían formas más agresivas de cáncer de la próstata basándose en informes de patología después de cirugía, algunos hombres con formas menos agresivas también reportaron altos niveles de ansiedad. “Entre este subgrupo específico de hombres con cáncer de la próstata menos agresivo, estamos hablando de tasas de sobrevivencia de casi 100%. Sin embargo, ellos piensan en el cáncer todos los días. Esto presenta una gran oportunidad para identificar a estos hombres y ofrecerles intervención con el fin de modificar este comportamiento ansioso”, dice Dr. Parker.

Adicionalmente, manifiesta que “La ansiedad sobre un diagnóstico de cáncer puede llevar a síntomas de depresión más agudos y a la falta de disfrute de actividades de la vida diaria, incluyendo las relaciones sexuales. Estamos diseñando pruebas para ver si la consejería puede ayudar a estos pacientes”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.