El dolor no se reduce con el cannabis, lo hace más soportable

El alivio del dolor ofrecido por cannabis varía grandemente entre los individuos, sugiere un estudio de imágenes cerebrales llevado a cabo en la Universidad de Oxford (Reino Unido).

Los investigadores descubrieron que una tableta oral de THC, el ingrediente psicoactivo del cannabis, tiende a hacer que la experiencia de dolor sea más soportable en lugar de reducir la intensidad del dolor. La resonancia magnética de imágenes cerebrales mostró una actividad reducida en áreas claves del cerebro que justificó el alivio del dolor que experimentaron los participantes del estudio.

El trabajo se ha realizado en un grupo de 12 hombres sanos y se analizó sólo uno de los muchos compuestos del cannabis. Antes de una exploración, los participantes recibieron una tableta de 15 mg de THC o delta-9 tetrahidrocannabinol, el compuesto activo psicotrópico del cannabis, que impulsa el uso recreacional de la droga, o placebo. Para inducir un cierto nivel de dolor, los voluntarios se aplicaron en la piel de una pierna una crema con un 1 por ciento de capsaicina, el ingrediente de los chiles, que provoca una sensación de calor, ardor y dolor. Cada participante tuvo cuatro pruebas de resonancia magnética para cubrir cada combinación de THC o placebo y el dolor que le produjo la crema.

«Hemos encontrado que con el THC, en promedio las personas no registraron ningún cambio en la quemadura, pero el dolor les molestaba menos», afirma Michael Lee, de la Universidad de Oxford. Si bien este efecto promedio fue estadísticamente significativo, hubo una gran variabilidad entre los participantes del efecto del THC en el dolor que experimentaron, como corroboran las imágenes cerebrales: sólo seis de los 12 registraron un claro cambio en la cantidad y el dolor que les molestaba, por ejemplo.

Sensación de dolor

Así, el cambio en el desagrado del dolor fue emparejado con una supresión de la actividad en la parte del cerebro llamada la corteza cingulada anterior media y hubo cambios en la actividad de la amígdala derecha que se correlacionaron con la disminución en el desagrado del dolor con el THC. De mayor interés para los investigadores, sin embargo, fue la fuerza de la conexión entre los individuos en su amígdala derecha y una parte de la corteza primaria llamado el área sensoriomotora.

La fuerza de esta relación en los participantes individuales se correlacionaron bien con diferentes efectos del THC en el dolor que ese voluntario experimentó, lo que sugiere que podría haber una manera de predecir quién podría beneficiarse de tomar cannabis para aliviar el dolor. «Es posible que en el futuro se pueda predecir quién responderá al cannabis, pero tendrían que hacerse estudios en pacientes con dolor crónico durante períodos de tiempo más largos», afirma Lee.

A su juicio, el entendimiento de los efectos del cannabis sobre los resultados clínicos o la calidad de vida de aquellos que sufren dolor crónico necesitarían investigaciones en pacientes durante períodos de tiempo largos. Y concluye: «El cannabis no parece actuar como un analgésico convencional. Algunas personas responden muy bien, otros no del todo, o incluso mal. Las imágenes del cerebro muestran una pequeña reducción en las regiones cerebrales que codifican la sensación de dolor, que es lo que tendemos a ver con drogas como los opiáceos. El cannabis parece afectar principalmente a la reacción emocional al dolor de una manera muy variable».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.