El ejercicio físico alivia los síntomas de la fibromialgia

Un estudio reciente ha demostrado que el ejercicio, además de mejorar la autoestima, ayuda a disminuir los dolores que provoca la fibromialgia, una enfermedad que puede ser difícil de detectar y que suele afectar a las mujeres. Descubre más detalles sobre esta enfermedad y la nueva forma de sobrellevarla.

A Carla siempre le costó levantarse por las mañanas y le llevaba un buen rato poder conciliar el sueño por las noches. Durante el día se sentía cansada y dolorida, como si sus músculos estuvieran endurecidos, y todo le costaba más esfuerzo. Quienes la conocían no le daban importancia al tema, la trataban de haragana o dormilona y, en el mejor de los casos, le sugerían que buscara algún terapeuta que la ayudara.

Hasta que un día, luego de visitar a varios médicos, uno de ellos la diagnosticó con una condición llamada fibromialgia, en la cual, por decirlo de alguna manera, la persona se vuelve hipersensible en algunas partes de su cuerpo. Por eso le duele, por ejemplo, cuando alguien le toca ciertas partes de la espalda o el cuello.

Tal como te hemos mencionado en otros artículos de vida y salud, la fibromialgia es una enfermedad polémica, ya que algunos médicos la consideran un reflejo de angustia o estrés emocional, aunque no existen pruebas de que la causa sea psicológica. Actualmente, se desconocen con exactitud los factores que la causan. Lo que sí es un hecho es que se trata de una condición crónica que afecta principalmente a las mujeres y cuyos síntomas pueden ser difíciles de aliviar.

Hasta el momento, se sabía que la terapia física y algunos ejercicios, pueden ayudar a reducir el dolor muscular, en especial las prácticas de flexión (o estiramiento), yoga, Pilates y otras similares. Ahora, además, un grupo de investigadores del Instituto de Biomedicina (Ibiomed) de la Universidad de León, España, encontró que los beneficios del ejercicio físico en las personas con fibromialgia se traducen en mejoras de la autoestima, lo que disminuye la intensidad de los síntomas.

Para ello, analizaron la evolución de dos grupos de mujeres con fibromialgia: uno que realizó sesiones de ejercicios aeróbicos, de fuerza y estiramiento de 60 minutos, 3 veces por semana, durante 12 semanas, y otro que no realizó ninguna práctica en particular. Los investigadores tomaron en cuenta los niveles de autoestima, de auto percepción y la calidad de vida relacionada con la salud, que hace referencia a componentes físicos, psicológicos y sociales.

Los resultados obtenidos – que fueron publicados en la revista Rheumatology International – demostraron que, en comparación con el grupo que no realizó ejercicios, quienes siguieron el programa de actividades no sólo redujeron las molestias de la fibromialgia sino que mejoraron en cuando a fuerza, resistencia muscular, flexibilidad, autoestima y otros factores como el funcionamiento físico, el dolor corporal, la vitalidad, el funcionamiento emocional y social.

En este sentido, el estudio confirma que la mejoría en la autoestima se relaciona significativamente con una disminución de los síntomas de fibromialgia. Por eso, los investigadores consideran que estos hallazgos refuerzan la necesidad de contar con una variedad más amplia de descubrimientos físicos y mentales, así como la importancia de examinar las percepciones de los pacientes con fibromialgia en terapias de investigación en el futuro.

Si continuamente sientes que te duele todo, te sientes cansada, si tus músculos, ligamentos y tendones no te dejan descansar y sólo el tocarlos levemente te causa dolor, quizá tengas fibromialgia.

Muchas veces resulta difícil diagnosticar esta enfermedad ya que sus síntomas se parecen a los de otras enfermedades de las articulaciones. Por eso, el médico indicado para tratarla es el reumatólogo. Si te preocupa este tema, es importante que te informes (puedes leer otros artículos publicados en vidaysalud.com) y que consultes con un especialista acerca de tu caso para que puedas mejorar tus dolores.

Recuerda que, si bien la fibromialgia es crónica, puede controlarse mediante el tratamiento adecuado. Incluso, como habrás visto en otras columnas, incluso hay medicamentos recientemente aprobados en caso de que la terapia y el ejercicio no sean suficientes. Hazle frente con un plan de ejercicios, una autoestima saludable y verás que podrás volver a desenvolverte normalmente en tu vida diaria.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.