El incremento en la demanda interna de China será definitivo para que el mundo no caiga en recesión ante las dificultades que enfrentan Estados Unidos y Europa

El gigante asiático implementa políticas para fortalecer su mercado interno y mantener su nivel de crecimiento

Las exportaciones chinas son cada vez más caras y menos atractivas en el extranjero, por lo que el gobierno de la segunda potencia económica del mundo busca aumentar el poder adquisitivo de su población.

Fortalecer la demanda doméstica permitirá que el país se beneficie con un crecimiento económico en un margen de siete a ocho por ciento en 2012, estiman los expertos.

Y si China crece su economía en uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), esto implica un impulso de 0.3 puntos porcentuales para el resto de la economía mundial.

Para fortalecer el poder adquisitivo, el gobierno del presidente Hu Jintao reduce las tasas de interés, aumenta el crédito al consumo y los salarios.

Si China incrementa la demanda doméstica tiene mayores oportunidades de incrementar sus importaciones.

Para ello, China necesita la cooperación con otros países para importar la mercancía que no produce, por lo que puede estimular las exportaciones de las naciones que padecen la desaceleración económica.

En ese contexto, América Latina sería de las regiones más beneficiadas, con el aumento en la demanda de materias primas, pues Venezuela, exportará más petróleo, y Chile, Brasil y Argentina podrán vender más minerales al dragón asiático.

Riesgos

El incremento de los salarios, aunado a la apreciación del yuan, tiene implicaciones en el aumento del costo de los productos finales chinos.

El gobierno chino cree  que la demanda de sus productos en el mundo ha descendido desde la segunda mitad de 2011, por lo que impulsa el crecimiento económico nacional con incentivos al consumo doméstico.

Las autoridades están construyendo un muro de contención para evitar un impacto negativo en su economía.

Sin embargo, los incentivos al consumo interno de los chinos también generan presiones sobre la inflación, pues aumenta la capacidad de compra de los habitantes.

Además, las exportaciones chinas disminuyen por la caída en el poder adquisitivo de los países en desarrollo, en particular, Estados Unidos y las naciones de la Unión Europea.

Por este motivo, las exportaciones chinas se enfocan ahora en el sector de la tecnología y la innovación, en concreto en el área de energía renovable.

Escepticismo

A pesar de que los entendidos estiman un crecimiento de 8.5 por ciento para China en 2012, y que el consenso de los organismos internacionales es que el aumento en el PIB de este país será superior a ocho por ciento, hay analistas que anticipan una caída sustantiva en la economía del dragón asiático.

Las barreras regulatorias que mantiene China impiden mayor inversión extranjera y eso impedirá que el país crezca por encima de siete por ciento este año.

Sólo los chinos pueden desarrollar operaciones en las instituciones financieras del país, y es exclusivo de su población adquirir servicios de intermediación en instituciones como bancos y aseguradoras.

China crecerá por debajo de seis por ciento en 2012 por las inconsistencias internas en el tema de la regulación.

Además, con Europa en recesión y Estados Unidos en desaceleración se genera un mecanismo negativo sobre las exportaciones chinas. Con la crisis económica en el mundo desarrollado los países se cierran al comercio internacional.

China pagará los costos

Si bien el gobierno de Hu Jintao vira hacia el consumo doméstico como motor de la economía china y factor para impulsar las importaciones, los costos para este gigante asiático serán las dificultades que enfrentarán para mantener la inflación bajo control y generar valor agregado a sus exportaciones, dado que su aumento de precio les reduce competitividad en los mercados internacionales.

Además, el dragón asiático requiere flexibilizar su regulación financiera si quiere mayores inversiones del exterior.

Ante el debilitamiento de las economías de Europa y Estados Unidos para 2012, los principales mercados para las exportaciones de China serán México y toda América Latina.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.