El índice de desocupación en EE.UU rebasó el 10% en octubre, la cifra más alta de los últimos 26 años

Las últimas cifras de desempleo en Estados Unidos, son peores de lo que se esperaba.

El índice de desocupación se ubicó en 10,2% en octubre, el más alto en los últimos 26 años.

Durante ese mes, los empleadores recortaron 190.000 puestos, según datos suministrados por el Departamento de Trabajo de Estados Unidos, y ésa es una de las razones para el preocupante aumento del paro.

Ello a pesar de que el ritmo de despedidos se ha desacelerado desde principios de año, cuando se perdieron casi 750.000 empleos.

Desde que Estados Unidos entró en recesión en diciembre de 2007, el número de desocupados ha crecido a alrededor de 8,2 millones. En aquella fecha, el desempleo se ubicaba en apenas 4,9%.

Ello a pesar de que el ritmo de despedidos se ha desacelerado desde principios de año, cuando se perdieron casi 750.000 empleos.

Desde que Estados Unidos entró en recesión en diciembre de 2007, el número de desocupados ha crecido a alrededor de 8,2 millones. En aquella fecha, el desempleo se ubicaba en apenas 4,9%.

La nueva cifra del Departamento de Trabajo parece ir contra los datos más esperanzadores sobre la recuperación económica que había presentado el gobierno en los últimos días.

Muchos economistas han advertido sobre el «fenómeno» de la poca creación de puestos de trabajo, que parece ser una característica de esta crisis.

En coyunturas similares en las décadas de los años 80 o 90, aunque fueron menos intensas que la crisis actual, los niveles de empleo empezaban a mejorar junto al resto de las demás variables económicas.

En este caso, dice nuestro corresponsal, los analistas advierten que eso no está sucediendo y podrían pasar varios meses hasta que se regrese a cifras de trabajo «normales», menores del 6%.

«En general, los últimos datos resultan bastante decepcionantes», comentó Richard Franulovich, analista del banco australiano Westpac.

«La pérdida de empleos no se está moderando tan pronto como se esperaba, pese a indicadores anteriores sobre el mercado laboral».

La economía estadounidense salió de la recesión en el tercer trimestre del año, pero el presidente Barack Obama advirtió que la recuperación todavía era frágil, pese al impacto positivo de su paquete de estímulo.

Aunque los números más recientes son negativos, las cifras siguen apoyando la posición de que se está produciendo una reactivación, debido a que el ritmo de despidos es cada vez más lento.

Sin embargo, el analista económico, Mark Gregory, afirma que con el índice de desempleo aún en ascenso, «muchos estadounidenses sienten que aún se experimentan los efectos de la recesión».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.