El jefe de Medio Ambiente de la Unión Europea admite que no se previeron problemas ocasionados por el uso de biocombustibles

_44353166_corn_afp203b.jpgEl jefe de Medio Ambiente de la Unión Europea (UE) admitió que Europa no previó los problemas ocasionados por su política de obtener de fuentes vegetales hasta el 10% de la gasolina y el diesel utilizados en las vías.
Informes recientes advierten del aumento en los precios de los alimentos y la destrucción de las selvas tropicales debido al incremento de la producción de biocombustibles.
El gobierno comunitario de Bruselas prometió nuevos lineamientos para asegurar que sus metas no resulten afectadas.
El comisario de Medio Ambiente de la UE, Stravros Dimas, indicó que sería mejor no cumplir con las metas que cumplirlas a costa del daño a los pobres y al medio
Hace dos años, los biocombustibles parecían la solución perfecta para las empresas fabricantes de vehículos que estaban bajo presión para disminuir las emisiones de gases contaminantes.
Todo apuntaba a que en vez de sólo revolucionar el diseño automotriz, en general los fabricantes podían reducir la contaminación producida por los vehículos si los conductores utilizaban una mayor cantidad de combustibles provenientes de plantas que habían absorbido dióxido de carbono (CO2) mientras estaban creciendo.
A la UE le gustó la idea e inmediatamente fijó metas sobre la utilización de biocombustibles.
Desde entonces, una serie de informes han advertido que algunos biocombustibles casi no reducen emisiones de gases contaminantes.
Otros biocombustibles pueden ocasionar la destrucción de los bosques tropicales, provocando no sólo un incremento en el precio de los alimentos sino que grandes firmas agroindustriales desalojen a comunidades pobres con el fin de convertir el terreno en cultivos para la producción de biocombustibles.
«Hemos visto que los problemas ambientales y sociales causados por los biocombustibles son más grandes que lo que calculamos. Por eso debemos ser más cuidadosos»,  dijo.
«Debemos tener un criterio para establecer metas sustentables, incluidos los temas sociales y ambientales, debido a que existen algunos beneficios derivados de los biocombustibles», añadió.
Dimas indicó que la UE introducirá un programa de certificación para combustibles de origen vegetal y prometió tomar medidas drásticas contra el uso de biodiésel derivado del aceite de palma, el cual está ocasionando la destrucción de las turberas en Indonesia.
Algunos analistas dudan que exista un aceite de palma «sustentable» debido a que cualquier tipo de este aceite utilizado como carburante simplemente aumenta la demanda por el producto en los mercados mundiales, que a su vez está dominado principalmente por las empresas de alimentos.
Dimas afirmó que era vital para las reglas de la UE prevenir la pérdida de biodiversidad, la cual describió como otro gran problema para el planeta junto al cambio climático.
Este lunes, la Royal Society -la Academia de Ciencias del Reino Unido- publicará un amplio informe sobre los biocombustibles.
Se espera que el informe haga un llamado a la UE para que sus directrices garanticen que todos los biocombustibles en Europa reduzcan genuinamente las emisiones de los gases que producen el efecto invernadero.
En Estados Unidos el gobierno aprobó una nueva ley energética que autoriza un importante aumento en la utilización de combustible derivado del maíz que, según algunos analistas, es inútil en el combate de las emisiones de dióxido de carbono.
La ley también prevé una inmensa expansión del combustible de plantas leñosas pero la tecnología para esto aún no ha sido probada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.