EL LORO Y EL VIAGRA

Un loro se traga un comprimido de Viagra que su dueño había dejado distraídamente a su alcance.

Cuando el dueño se percata de lo que había pasado, decide meter al loro en el congelador para calmar sus ímpetus.

Una hora más tarde, el hombre decide abrir la puerta del congelador y se encuentra al loro empapado en sudor todo agitado.

– ¿Pero cómo puedes estar sudando este loro en el congelador?

Y el loro responde:

– ¿Y tú crees que es fácil abrirle las patas a una gallina congelada?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.