El lupus eritematoso podría prevenirse con el aceite de oliva

Un grupo de expertos del Departamento de Farmacología de la Universidad de Sevilla investiga las propiedades del aceite de oliva virgen (AOVE) extra para prevenir el desarrollo de enfermedades autoinmunes tales como el lupus eritematoso sistémico (LES).

Según los investigadores, esta patología se engloba dentro de las enfermedades raras y en la actualidad requiere de un tratamiento farmacológico y terapéutico muy complejo «que se podría ver favorecido gracias al consumo habitual de este alimento funcional de primera magnitud».

El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad autoinmune, inflamatoria crónica que puede afectar a múltiples órganos y sistemas, carente todavía de un tratamiento curativo. «Se caracteriza además por su difícil diagnóstico y por un importante número de complicaciones que repercuten en la calidad de vida de los pacientes», afirma la responsable de esta investigación, la catedrática de Farmacología de la Facultad de Farmacia Catalina Alarcón de la Lastra Romero.

Alarcón señala que, a la luz de los resultados obtenidos, «el AOVE puede ser definido como un componente de la dieta capaz de ejercer un efecto antioxidante, antiinflamatorio e inmunomodulador, adquiriendo una gran importancia en nutrición clínica especialmente en enfermos inmunocomprometidos». Para llevar a cabo esta investigación, el equipo de expertos de la US está realizando ensayos in vivo con animales de experimentación e in vitro con algunos componentes del aceite de oliva virgen extra en células humanas de enfermos de lupus en colaboración del Servicio de Inmunología del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla.

Artritis reumatoide

El grupo de investigación Farmacología Experimental y Farmacia Clínica trabaja además en otro proyecto para evaluar el potencial antinflamatorio del aceite de oliva virgen extra en la prevención de la artritis reumatoide experimental (AR). Entre el 20% y el 30% de los pacientes con AR se convierten en incapacitados permanentes, «de ahí la importancia de seguir avanzando en la investigación de su tratamiento», destaca Alarcón. Según la investigadora, el objetivo último del estudio es mejorar la calidad de vida de los pacientes y frenar el deterioro progresivo que produce estas enfermedades.

Existen datos epidemiológicos de una menor prevalencia de la AR en países mediterráneos en comparación con los del norte de Europa. Igualmente, en diferentes ensayos clínicos se ha puesto de manifiesto una mejoría de la sintomatología clínica de los pacientes que siguieron una dieta con aceite de oliva como lípido, en concreto una disminución del dolor y de la rigidez matutina así como una reducción del uso de antiinflamatorios y en consecuencia una menor incidencia de reacciones adversas asociadas a la farmacoterapia.

 

Con este proyecto, el grupo de científicos de la US pretende llevar a cabo un desarrollo experimental multidisciplinar y transversal cuyo objetivo es llegar al conocimiento del funcionalismo del AOVE y de sus ingredientes funcionales en la artritis reumatoide experimental.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.