El piercing de la lengua puede dañar los dientes y se asocia con abscesos cerebrales

La gente que se ha hecho un piercing de lengua se arriesga a desarrollar huecos entre los dientes frontales, según afirman investigadores estadounidenses.

El equipo de la Universidad de Buffalo, Estados Unidos, dice que, amén de requerir posiblemente alguna intervención de tipo cosmética, la gente puede incubar infecciones y sufrir de dientes astillados.

El equipo discute el caso de un paciente que debió recurrir al frenillo para corregir el hueco entre los dientes.

Los expertos aconsejan a la gente olvidarse de semejante adorno.

Los investigadores dicen que es bastante probable que la gente que recurre a este tipo de piercing empuje el tachón de metal contra los dientes y cause los huecos interdentales y otros problemas.

Sawsan Tabas, profesor de ortodoncia en la Universidad de Búfalo, detalló el caso de una mujer de 26 años.

Ésta no tenía los dientes separados antes de recurrir a un tachón con forma de mancuerna.

Sin embargo, se le creó una brecha entre los dientes superiores en el curso de los siete años en que había llevado el tachón, dado que la barra de metal empujaba contra los dientes y se metía entre los dientes.

El profesor Tabbas explicó el caso como sigue: «el tachón permanece siempre en su lugar porque la lengua tiene tantos vasos capilares que sacarse el tachón podría producir el cierre de la perforación en la lengua, de modo que tiene mucho sentido pensar que el empujar el tachón constantemente contra los dientes, día a día, sin pausa, produzca una separación entre ellos.»

El investigador concluye que los piercings de la lengua pueden producir graves lesiones, no solamente daño dental. Las perforaciones corporales también están asociadas con las hemorragias, las infecciones, daño jinjival y, en el peor de los casos, abscesos cerebrales.

El doctor Nigel Carter, ejecutivo jefe de la Fundación Británica de Salud Dental, dijo: «la tentación de juguetear con el tachón dentro de la boca es muy grande y esto conduce a la necesidad de un tratamiento correctivo que cuesta cientos de dólares.»

Una de cada siete personas que tiene algún tipo de perforación corporal debe buscar ayuda profesional para algún tipo de consecuencia inesperada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.