El Resveratrol podría controlar el proceso de envejecimiento

El resveratrol es una sustancia que se puede encontrar en la cascara de la uva, y su consumo en dosis adecuadas puede ayudar a contrarrestar y retardar los efectos del envejecimiento 

El proceso de envejecimiento inicia desde el instante en que nacemos; sin embargo, sus efectos se producen y  presentan a lo largo de los años: enfermedades cardiovasculares, arrugas, manchas, cansancio hasta la disminución del deseo sexual.

Aunque esta en nuestra naturaleza cumplir un ciclo vital: nacer y morir, existen alternativas que pueden desacelerar el proceso degenerativo de las células; ejemplo, el resveratrol.

Un estudio realizado por el especialista Juan Carlos Espín, miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en España, señala que el resveratrol, en dosis concentradas,  puede controlar el proceso de envejecimiento. A través de la activación de genes de la longevidad,  este activo le brinda al cuerpo,  especialmente a la piel, elasticidad, tersura, además de incrementar la nutrición cutánea.

En ensayos clínicos se ha demostrado que el resveratrol puede disminuir un 69% las arrugas y brindarle a la piel una hidratación de 79, 5 %. Este tipo de polifenoles se encuentra presente en la cascara de la uva y en otros alimentos como el cacahuate y las moras; pero, actualmente, se puede hallar en un suplemento alimenticio llamado Revidox.

Para los expertos no sólo incluir una dosis de resveratrol puede retardar el proceso de envejecimiento, es necesario que las personas disminuyan el consumo de los enemigos blancos: harina, azúcar y sal. Además, se debe incluir en la dieta diaria  alimentos como el salmón, aguacate y aceite de oliva.

La combinación dieta-ejercicio puede retardar casi 70%  el proceso de envejecimiento, porcentaje que es producido por los malos hábitos.

El cuerpo humano se encuentra constituido por aproximadamente 75 trillones de células de diferentes tipos, las cuales se encuentran en una constante  regeneración.

El resveratrol ofrece una alternativa para tener una vida de mayor calidad, pero no es la cura de enfermedades, sólo el cambio de hábitos pueden ayudar a prevenirlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.