El riesgo de infección por coronavirus es 2,3 veces mayor a partir de 90 días de recibir la segunda dosis de la vacuna

Tabla con los datos del estudio
Según un estudio, la posibilidad de infectarse aumenta en todos los grupos de edad: 2,37 veces mayor tras 90-119 días; 2,66 veces tras 120-149 días; 2,82 veces mayor tras 150-179 días; y 2,82 veces mayor tras 180 días o más

El riesgo de contraer el covid-19 aumenta gradualmente a partir de los 90 días después de recibir una segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech, según un estudio publicado en la revista “The BMJ”, cuyos resultados confirman que la protección disminuye con el tiempo, con lo que consideran que una tercera dosis de refuerzo podría estar más que justificada.

El estudio ha sido realizado por el Instituto de Investigación de los Servicios de Salud de Leumit, en Israel, uno de los primeros países en desplegar una campaña de vacunación contra el COVID-19 a gran escala en diciembre de 2020, pero que ha visto un resurgimiento de las infecciones desde junio de 2021. Hasta el 26 de julio de 2021, más de 5,2 millones de israelíes estaban completamente vacunados con dos dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech, pero desde junio se ha observado un resurgimiento de casos, lo que podría deberse, al menos en parte, a la disminución de los niveles de anticuerpos anti-SARS-CoV-2 en personas vacunadas.

Los resultados confirman que la vacuna de Pfizer-BioNTech proporcionó una excelente protección en las primeras semanas después de la vacunación, pero sugieren que la protección disminuye para algunos individuos con el tiempo.

En todo el mundo, las campañas de vacunación contra el COVID-19 a gran escala están ayudando a controlar la propagación del virus, pero incluso en los países con altas tasas de vacunación, pueden producirse infecciones puntuales, lo que los científicos creen que se debe a una pérdida gradual de inmunidad con el tiempo.

Examinar el tiempo transcurrido desde la vacunación y el riesgo de infección podría proporcionar pistas importantes sobre la necesidad de una tercera inyección y su momento preferido.

Para ello, los investigadores examinaron los registros sanitarios electrónicos de 80.057 adultos (con una media de edad de 44 años) que recibieron una prueba de PCR al menos tres semanas después de su segunda inyección, y que no tenían indicios de una infección previa por COVID-19.

De estos 80.057 participantes, 7.973 (9,6%) tuvieron un resultado positivo en la prueba. Estos individuos fueron emparejados con controles negativos de la misma edad y grupo étnico que se sometieron a la prueba en la misma semana.

La tasa de resultados positivos aumentó con el tiempo transcurrido desde la segunda dosis. Por ejemplo, en todos los grupos de edad, el 1,3% de los participantes dieron positivo entre 21 y 89 días después de la segunda dosis, pero esta cifra aumentó al 2,4% después de 90-119 días; al 4,6% después de 120-149 días; al 10,3% después de 150-179 días; y al 15,5% después de 180 días o más.

Y después de tener en cuenta otros factores potencialmente influyentes, los investigadores encontraron un riesgo significativamente mayor de infección con el tiempo transcurrido desde una segunda dosis.

En comparación con los primeros 90 días después de la segunda dosis, el riesgo de infección en todos los grupos de edad era 2,37 veces mayor después de 90-119 días; 2,66 veces mayor después de 120-149 días; 2,82 veces mayor después de 150-179 días; y 2,82 veces mayor después de 180 días o más.

Los investigadores reconocen que la interpretación de sus resultados está limitada por el diseño observacional, y no pueden descartar la posibilidad de que otros factores no medidos, como el tamaño del hogar, la densidad de población o la cepa del virus, puedan haber tenido un efecto.

Sin embargo, se trata de un estudio amplio de personas que recibieron la misma vacuna, y los investigadores pudieron realizar un análisis detallado de los datos, lo que sugiere que los resultados son sólidos.

Así, concluyen que en los individuos que recibieron dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech, la protección pareció disminuir con el tiempo, y el riesgo de infección por disrupción aumentó progresivamente en comparación con la protección proporcionada durante los 90 días iniciales.