El sábado próximo un raro asteroide de 5.000 millones de dólares entrará en la órbita de la Tierra

Su enorme valor le convierte en un objetivo importante para la futura minería espacial

Su nombre es Nereus, mide 330 metros de largo, se acerca a casi 24.000 km por hora y entrará en la órbita terrestre el próximo sábado, 11 de diciembre.

El asteroide, que lleva el nombre del dios griego del mar, hijo de Gaia, ha sido incluido por la NASA en la lista de asteroides ‘potencialmente peligrosos’, aunque no será esta ‘visita’ la que nos ponga en peligro. De hecho, el próximo sábado pasará a 3,8 millones de km (muy cerca en términos astronómicos), aunque en el futuro regresará en varias ocasiones y, según la agencia espacial norteamericana, dentro de 30 años esa distancia será tres veces menor.

Según los baremos de la NASA, cualquier objeto espacial que esté a menos de 193 millones de km de distancia se considera como ‘cercano a la Tierra’, y cualquiera que se mueva rápidamente en un radio de 7,5 millones de km de nosotros entra de forma automática en la lista de ‘potencialmente peligrosos’.

Todos los miembros de esa lista son objeto de un seguimiento exhaustivo, en busca de cualquier cambio en la trayectoria prevista que pudiera ponerlos en ruta de colisión contra nuestro planeta.

Observado por primera vez en 1982, Nereus se acerca a la Tierra aproximadamente una vez cada diez años. Por eso, la NASA y la Agencia espacial japonesa, JAXA, consideraron la posibilidad de recolectar una muestra con la misión Hayabusa, que finalmente fue enviada en 2003 a otro asteroide, Itokawa.

A pesar de ello, el interés por Nereus no ha hecho más que aumentar. Según los cálculos, el asteroide volverá a acercarse a la Tierra el 2 de marzo de 2031 y en noviembre de 2050. Pero su visita más ‘tentadora’ será la que nos haga el 14 de febrero de 2060, cuando su distancia a la Tierra apenas superará el millón de km. Es decir, que la roca espacial estará entonces ‘a tiro’ de nuestras naves.

Extremadamente valioso

Esta vez, la razón de tanto interés no es sólo científica. De hecho, con su alto contenido en metales, Nereus es también un valioso objetivo para la incipiente industria de la minería espacial. Según Asterank, una base de datos que ‘pone precio’ a más de 600.000 asteroides, Nereus contiene depósitos de hierro, níquel y cobalto por valor de 4.710 millones de dólares, lo que le sitúa en el tercer puesto de la lista, solo por detrás de Ryugu (82.760 millones) y 1989 ML (13.940 millones). Por lo que se convertirá en uno de los principales objetivos para su explotación.

La minería espacial está destinada, según muchos analistas, a convertirse en una de las actividades más económicas más rentables a partir de la segunda mitad de este mismo siglo.