El uso nocturno de smartphones hace más difícil que se concilie el sueño

descargaUn estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) revela que el uso de los smartphones o tablets afecta al usuario en su proceso normal de conciliar el sueño. Dicho problema procede de la pantalla de los dispositivos.

La luminiscencia de las pantallas recude la melatonina (hormona del sueño) y además prolonga el tiempo que tardamos en dormirnos. También retrasa y reduce el sueño REM, el estado de alerta aumenta por la noche y todo ello conduce a que el sueño desaparezca y suframos de insomnio.

El uso de los aparatos electrónicos interrumpe silenciosamente los ritmos cardiacos del organismo.

Además, si el usuario echa un vistazo a su equipo minutos antes de disponerse a dormir o cerrar los ojos, hace que el cerebro se «hiperexcite». Este es un efecto contrario al que necesitamos antes de dormir.

El estudio recomienda que la mejor forma de conciliar el sueño es apagar nuestros móviles y no encenderlos mientras dormimos ya que cualquier vibración, destello o sonido puede despertarnos.

El despertarse por notificaciones luminosas o sonidos se ha denominado “insomnio tecnológico” y ha sido considerado una patología que provoca insomnio en su fase inicial, pero que puede provocar despertares intrasueño y volverse más pronunciado.