El virus salió del laboratorio

Ilustración del Sars-CoV-2

La prestigiosa revista “Vanity Fair” ha puesto negro sobre blanco en torno al virus de la covid y el famoso laboratorio chino de Wuhan.

Al comienzo de la pandemia se tildaba de conspiradores a quienes cuestionaban la teoría del mercado de pescados y se atrevían a decir que el patógeno salió del citado Instituto. Ahora solo los muy crédulos piensan que lo del “market” de Huanan, en el distrito Jianghan, tiene base sostenible.

Constata “VF” que en el Wuhan Institut Virology colaboraban a Pekín los americanos CDC, la DukeNUS y el Baric-LacN, que contribuían a la financiación «del programa de ganancia de función que Shi y Baric habían publicado en 2015 y que Ecohealth Alliance ayudó a costear».

En una reunión al máximo nivel entre los responsables del proyecto, entre ellos Anthony Fauci, el inmunólogo Michael Fardan sostuvo que el microbio «podría resultar de la interacción entre un patógeno quimérico y el tejido humano en un laboratorio que carecía de protocolos de bioprotección, creando accidentalmente un virus que se transmitía rápidamente entre humanos». El también científico Robert Garris sentenció: «No entiendo cómo un virus al que se agregan cuatro aminoácidos y 12 nucleóticos puede ser creado por la naturaleza».