En 2025 habrá más de 418 millones de personas con diabetes en el mundo

diabetes_illus250×031.pngEl padecimiento se puede prevenir en aproximadamente el 80% de los casos y por consiguiente, la prevención debe ocupar un puesto de máxima prioridad en la lucha contra la diabetes a nivel mundial

El camino hacia la diabetes tipo II usualmente comienza con una condición llamada intolerancia a la glucosa, una discapacidad para procesar el azúcar de la comida. En el mundo hay más de 260 millones de diabéticos, si la tasa continúa creciendo del mismo modo, en 2025 habrá 418 millones de personas con la enfermedad.
“Aunque la obesidad es un factor de riesgo para desarrollar diabetes, no todas las personas que la tienen son diabéticas, pero 80% de éstas sí la padecen. Cada año se diagnostican 65.000 nuevos casos y más de la mitad de las personas que la padecen ni siquiera lo saben”, así lo indica un estudio de Novo Nordisk.
La intolerancia a la glucosa está definida por niveles de azúcar en sangre de 140-200 miligramos por decilitro (medidos dos horas después de haber consumido 75 gramos de glucosa).
Han pasado 80 años desde que se descubriera la insulina, pero todavía hay muchas personas en todo el mundo que no pueden acceder a ella regularmente o que no pueden disponer de ella en absoluto.
El comienzo de la diabetes tipo II ocurre cuando el páncreas es ineficaz de producir suficientes cantidades de insulina, la hormona que permite a la glucosa entrar y energizar a las células del cuerpo.
Los peligros de la diabetes son bien conocidos, incluyendo daño nervioso que puede conducir a la ceguera, falla renal y pérdida de miembros.
Pero surge un interrogante ¿la gente que presumiblemente es sana, debe hacerse análisis médicos para medir el azúcar en sangre? Sí, explica  la Dra.  María Inés Toro,  “después de los 35 años de edad se debe hacer una glucemia en ayunas, si es normal y no se tiene otro factor de riesgo para desarrollar diabetes, se debe repetir cada 3a 5 años.
RECOMENDACIONES PARA UN PACIENTE CON DIABETES
Debe realizar cambios en su dieta, indica María Inés Toro, supervisados por una nutricionista o dietista; realizar ejercicio de 30 a 45 minutos diarios, disminuir de 5 a 10% del peso inicial si tiene sobrepeso u obesidad; y tomar la medicación que le prescriba el médico tratante, con el fin de mantener la glucemia lo más cercano a lo normal posible.
FACTORES DE RIESGO
– Sobrepeso, dieta rica en azúcar
– Presión arterial elevada
– Estilo de vida sedentario
– Tabaquismo
– Un padre o consanguíneo que tiene diabetes
– Colesterol HDL por debajo de 35mg/dl
– Triglicéridos por arriba de 200mg/dl
– Diabetes gestacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.