En Bogota, la Fundación HOMI, Hospital de la Misericordia inauguro su centro de atención integral en Oncohematología pediátrica

La Fundación HOMI, Hospital de la Misericordia es la entidad más importante en la atención pediátrica en Oncohematología de Colombia

Con el propósito de brindar una mejor atención a sus pacientes, ampliar el acceso a más niños con cáncer a tratamientos integrales contra la enfermedad y salvar vidas, la Fundación HOMI, Hospital de la Misericordia, presenta el Centro de Atención Integral en Oncohematología Pediátrica, el más grande del país y a la vanguardia en América Latina en la lucha contra este tipo de patologías, así lo anunció Mauricio Barberi Abadía, director general de la Fundación.

Con una extensión de alrededor 1000 metros cuadrados, el Área Ambulatoria (lugar donde se presta atención médica a enfermos que no requieren hospitalización) ampliará al doble su capacidad actual tanto en recursos físicos, como en especialistas y personal administrativo.

El Centro de Atención Integral consta de 6 amplios consultorios dotados con todos los equipos que necesitan los especialistas para la atención de los pequeños pacientes, dos estaciones de enfermería y una gran sala de espera. En cada uno de los 41 cubículos para la administración de quimioterapias se cuenta con mobiliario nuevo y equipos de alta tecnología para el monitoreo constante del estado de los niños y niñas. Posee también un área de trabajo social y psicológico para brindar acompañamiento en todo el proceso a padres e hijos, una sala especial para padres de familia adaptada para su descanso durante la espera de los procedimientos médicos, y un área lúdica donde los pequeños pueden compartir juegos y actividades artísticas con otros menores en tratamiento.

“Estas nuevas instalaciones nos permiten ofrecer un servicio único en el país, con una atención integral y multidisciplinaria a los niños y niñas desde el momento del diagnóstico. Contamos con la colaboración de las demás especialidades médicas y quirúrgicas de la Fundación HOMI y en especial con la de psico-oncología que desarrolla estrategias para el apoyo psicológico de los pequeños que enfrentan esta enfermedad, ya que buscamos no interrumpir su diario vivir, ni el de sus padres durante el tratamiento”, afirma la doctora Isabel Sarmiento, Líder de Oncohematología de la Fundación HOMI, Hospital de la Misericordia.

Con una inversión aproximada de dos mil millones de pesos, tanto en recursos físicos como humanos, el Centro de Atención Integral en Oncohematología y sus más de 50 profesionales (entre especialistas, enfermeras, auxiliares y personal administrativo), está en la capacidad de atender a 41 niños al tiempo recibiendo quimioterapia o medicamentos.

Semanalmente la Fundación HOMI recibe cerca de 4 nuevos casos de cáncer infantil de Bogotá y otras partes del país, tanto en consulta como en tratamiento hospitalario o ambulatorio.

Objetivo: salvar más vidas de pequeños en Colombia

En Colombia se presentan al año 2.200 casos nuevos de cáncer en menores de edad, según cifras del Observatorio Interinstitucional de Cáncer Infantil, OICI, de las cuales las más frecuentes son en su orden: la leucemia, linfomas, tumores cerebrales y sarcomas.

De acuerdo al estudio, las tasas de curación de la enfermedad difieren entre países desarrollados y los que están en vía de desarrollo. En el caso de las leucemias, un 80% de los niños se cura si recibe un diagnóstico acertado y un tratamiento a tiempo. Sin embargo, esta cifra en Colombia no llega al 50% por deficiencias en el sistema de salud, diagnósticos tardíos, traslados constantes de los pequeños a diferentes centros de salud y negación de medicamentos.

De acuerdo al Informe del evento de leucemias agudas pediátricas, consolidado del año 2011 del Instituto Nacional de Salud, la atención del cáncer infantil en el país está concentrada en pocas instituciones de salud, dentro de las cuales la Fundación HOMI – Hospital de la Misericordia es la entidad que notifica el mayor número de casos, exactamente el 11,3% del total nacional:

“Las expectativas de sobrevivencia han mejorado, con una tasa de recuperación cercana al 60%, siempre y cuando se cumpla a cabalidad todo el tratamiento asignado. Si bien es cierto que el 95% de lo que requiere el niño en su tratamiento está incluido en el Plan Obligatorio de Salud, POS, se tienen problemas con el acceso de los pequeños al Sistema de Salud”, señala la doctora Adriana Linares, oncohematóloga pediatra de la Fundación HOMI, Hospital de la Misericordia.

Para los especialistas, el diagnóstico a tiempo y la continuidad en el tratamiento son claves a la hora de la recuperación total del niño. “Una de las principales dificultades que tienen los niños y niñas con cáncer en el país es el traslado. Colombia es el único país en Latinoamérica donde un pequeño paciente es trasladado de centro de tratamiento a otro por decisión de un tercero (más del 30% de los casos), situación que repercute directamente en su expectativa de vida”, anotó la doctora Linares.

Aunque no existen cifras exactas y actuales sobre mortalidad y morbilidad de cáncer infantil en el país, de acuerdo a estadísticas del Instituto Nacional de Cancerología, en el 2010 se presentaron 238 casos de muertes por leucemia en menores de 14 años, y 87 muertes por tumores malignos del Sistema Nervioso Central en el mismo rango de edad.

40 años al servicio de la oncología pediátrica

Su estructura, capacidad y el desarrollo de tratamientos con estándares internacionales utilizados en países como Alemania, España y Estados Unidos. hacen que el Centro de Atención Integral en Oncohematología Pediátrica de la Fundación HOMI esté a la vanguardia frente a otros centros de su tipo en América Latina.

Su origen se remonta a comienzos de los años 70, frente a la necesidad urgente de ayudar a los niños de escasos recursos que sufrían esta enfermedad. En ese entonces los doctores Alberto Martínez y Fabio Restrepo (quien introdujo la radioterapia en el país) comienzan a crear la Unidad en la Fundación HOMI – Hospital La Misericordia, atendiendo gratis a niños con tumores sólidos. Al pasar los años y ver los buenos resultados incluyen el tratamiento para Leucemia y llegan más especialistas que se unen al grupo para consolidar la Unidad de Oncología.

Dado el volumen de pacientes y viendo la necesidad de carácter científico, deciden crear en 1992 el postgrado de Oncohematología Pediátrica en convenio con la Universidad Nacional de Colombia, del cual se han graduado 26 especialistas a la fecha que han brindado sus conocimientos tanto a la Fundación HOMI (su sitio de prácticas), como a otras unidades de este tipo en el país.

En vista de la importancia del apoyo emocional para los pacientes y sus familias, al servicio de Oncohematología del HOMI se ha vinculado la Fundación Sanar, institución que brinda este soporte a los niños y adolescentes con cáncer, a través del acompañamiento de profesionales en diversas ramas como psicología, el desarrollo de diferentes programas artísticos y de recreación, entre otras actividades y ayudas para las familias de escasos recursos.

La Unidad hoy cuenta con distintos reconocimientos a nivel nacional e internacional gracias a su contribución científica y al tener uno de los equipos de especialistas mejor formados del país, entrenados en importantes institutos del exterior. De hecho, en el año 1988 la Fundación HOMI se ganó el premio Ámese de Investigación Científica, en 1999 obtuvo el segundo puesto en el Premio Nacional de Investigación de Cáncer y en 2012 le fue otorgado el Premio de la Academia Nacional de Medicina.

“Para nosotros es un orgullo ver cómo ha crecido la Unidad y sentir que los servicios que entregamos son integrales, ya que contamos con la experticia de 8 oncohematólogos pediatras, un grupo especializado en cirugía, laboratorio propio con central de mezclas para los medicamentos con todos los estándares internacionales, la unidad de trasplantes más grande del país, y por supuesto, la asesoría de grupos colaborativos del exterior para definir estrategias de tratamientos adecuados para cada paciente”, recalcó la doctora Sarmiento.

Fundación HOMI, Hospital de La Misericordia.  La Fundación HOMI Hospital de la Misericordia es una institución privada, de vanguardia y tradición familiar. Su fundación fue en 1897 de manos del médico pediatra y abogado José Ignacio Barberi, quien quiso materializar los deseos de su difunta esposa, María Josefa Cualla, de crear una institución que prestara servicios de salud a niños de escasos recursos.

De esta manera nació La Fundación Hospital de la Misericordia, con personería jurídica del 23 de julio de 1897. La primera piedra se colocó el 25 de julio de 1897 y en mayo 6 de 1906 se inauguró la obra, abriendo sus puertas al público contando con 35 camas y tres cunas. La atención fue brindada por 2 hermanas de la caridad, 5 sirvientes y varios médicos que prestaban sus servicios de atención en forma gratuita.

Durante más de un siglo de labores la Fundación ha alcanzado representativos logros, dentro de los cuales se suman: el nacimiento de la primera Escuela de Enfermería del país, el Departamento de Pediatría y de Cirugía Pediátrica de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional, la primera Revista Colombiana de Pediatría, el inicio de la Sociedad Colombiana de Pediatría, la primera Unidad de Cuidado Intensivo Pediátrico, el primer servicio de Cirugía Plástica y Quemados, la primera Unidad de Oncohematología Pediátrica, el Programa de Trasplante de Células Progenitoras, único con exclusividad pediátrica en territorio nacional, entre otros.

La Fundación HOMI es hoy el centro especializado pediátrico más importante del país. Cuenta una capacidad instalada compuesta por 275 camas pediátricas, de las cuales 130 son para servicios como unidades críticas (intermedio e intensivo pediátrico y neonatal), atención de pacientes con patología oncológica (cáncer) y problemas hematológicos relacionados, 6 camas en la unidad de trasplante de médula ósea pediátrica, 5 salas de cirugía, la central de urgencias pediátricas más grande del país con 27 cubículos de atención unipersonal, 2 áreas de reanimación y una sala de procedimientos menores.

La Fundación HOMI se mantiene presente brindando atención a la niñez colombiana, proyectando sus servicios con los más altos estándares de calidad, innovando de manera permanente y buscando la meta de convertirse en el primer Hospital Universitario Pediátrico acreditado en el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.