En EE.UU. comprobaron la eficacia de un tratamiento experimental para la diabetes tipo 2

descargaCientíficos de Harvard diseñan un anticuerpo para la hormona aP2 que mejora la regulación de la glucosa y reduce el hígado graso

La acumulación de tejido adiposo –es decir, el tejido en el que se depositan los lípidos o ‘grasas’– en la obesidad da lugar a un aumento de los niveles de la hormona aP2, lo que a su vez conlleva un incremento del riesgo de desarrollar distintas enfermedades metabólicas, entre otras la diabetes tipo 2 y la esteatosis hepática –comúnmente conocida como ‘hígado graso’–.

Tal es así que la reducción de los niveles de aP2 debería conllevar una reducción del riesgo para estas enfermedades.

Un beneficio que, cuando menos en ratones, ha demostrado un estudio llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard (EE.UU.), en el que se observa cómo el uso de un anticuerpo diseñado para bloquear aP2 mejora el mecanismo de la glucosa y reduce la esteatosis hepática.

Como explica Gökhan S. Hotamisligil, director de esta investigación publicada en la revista «Science Translational Medicine», «nuestro estudio ha posibilitado dos hallazgos importantes. En primer lugar, ha constatado el papel crítico que juega la hormona aP2 en el metabolismo anormal de la glucosa. Y en segundo lugar, ha demostrado que la aP2 puede ser utilizada como una diana efectiva para el tratamiento de la diabetes y de, si bien potencialmente, otras enfermedades inmunometabólicas».